Enviar
Choque de gigantes
Una Italia sin “catenaccio” y una Alemania de lujo preparan un verdadero banquete para mañana, cuando se inicie la batalla por un único boleto a la final

Azzurris: Sangre y tradición
Ni en los peores momentos de Italia, a esta selección se le ha dado por descartada de ninguna competencia importante. Italia es Italia, el equipo que no se le arruga a nadie, explosiva en sus victorias y que vende muy caras sus derrotas.
Tres dudas tienen los italianos para el encuentro ante Alemania. Ignazio Abate, Giorgio Chiellini y Daniele de Rossi, jugadores que si no se recuperan representarán un verdadero rompecabezas por armar, para el técnico Cesare Prandelli.
Tienen dos atributos los italianos que los han caracterizado siempre, y son paciencia y constancia. Aun ante las peores condiciones ellos se imponen un ritmo para trabajar y pelear los partidos. También saben los italianos distribuirse la presión de los grandes partidos y en este caso es Pirlo, quien lanza el dardo para provocar desviar la atención hacia él. “Alemania definitivamente nos tiene miedo, sabe que podemos crearle dificultades dado lo que ha sucedido en el pasado”.
Pirlo confirma que han estudiado a su rival, que saben que tienen jugadores buenos “pero los hemos estudiado” alega, como adelantando que el guion azurri para este encuentro ya está escrito.
No obstante, lo que más llama la atención de este equipo de Prandelli es que son generosos con el fútbol mostrando a una Italia sin catenaccio; una azzurra que ha demostrado que puede tener un rostro ofensivo, con una filosofía contraria a otros técnicos italianos del pasado y que define muy bien Cesare al expresar que, “debemos asumir riesgos y no limitarnos a defender en el área. Prefiero recibir un gol en un contragolpe que pasar 20 minutos sufriendo”.
Por otra parte, está el carácter de los italianos que se refleja en la advertencia que lanza su técnico previamente a este partido al afirmar que, “no hay tal cosa como un equipo invencible”.
El juego de Italia pasa por la seguridad que brinda desde atrás Gianluigi Buffon, por el genio en el medio campo de Andrea Pirlo y por el temperamento impredecible adelante de Mario Balotelli.

Panzers al ataque

Alemania arriba mañana como favorita para derrotar a Italia y acceder a la final de la Eurocopa. Los germanos son una máquina de jugar al fútbol y en esta competencia le han mostrado al mundo un equipo que promete muchos éxitos para ese país.
Una parte defensiva segura, una media cancha de lujo y una ofensiva a la que si se le abre la puerta irrumpe y destroza, como le sucedió con Grecia, son parte de los atributos del equipo de Joachim Löw.
Su principal figura es el mediocampista Bastian Schweinsteiger, a quien las informaciones de ayer lo daban como seguro para este partido, tras superar su lesión.
Löw anuncia cambios de nuevo, así que las variantes que incluyó ante Grecia, André Schürrle, Marco Reus y Miroslav Klose, se podrían revertir para el regreso de Lukas Podolski, Thomas Müller y Mario Gómez, y ¿por qué no?, una nueva combinación con estos jugadores.
“Jugando como nosotros sabemos hacerlo, con confianza, sin preocupación y con concentración, tendremos nuestra oportunidad”, aseguró Mezut Ozil, quien va más allá de este partido, manifestando que su equipo también tiene el potencial para doblegar a España.
Sobre la principal figura Italiana, Andrea Pirlo, Löw la tiene más que clara. “No voy a molestarlo con un hombre marcándolo. Es un gran jugador pero sabemos cuáles son sus puntos fuertes y distribuiremos ciertas tareas”, recalcó.
La Alemania que promete Löw no tiene sorpresas, sino constancia, la de siempre, la que ha hecho que Alemania sea uno de los grandes del fútbol y que se basa en tomar siempre la iniciativa y no dejar nunca de trabajar por el objetivo: vencer.

EL DATO
: Alemania nunca le ha ganado ni eliminado a Italia en una gran competición.

Luis Rojas
lrojas@larepublica.net
Ver comentarios