Alberto Cañas

Enviar
Sábado 1 Marzo, 2014

La falta de antecedentes electorales no significa falta de antecedentes políticos, ni que don Luis Guillermo sea un recién llegado a la política, o un desconocido


Chisporroteos

El hecho de que el candidato más votado en la elección de febrero, fuese una persona que no había andado antes en ajetreos electorales ni se había presentado como candidato a nada, ha llevado, me parece que a mucha gente, a creer que se trata de un desconocido que brotó del centro de la tierra y que en este país de Dios no conoce a nadie.

Y entonces, hay muchos a quienes lo que les preocupa en estos días es hacer que don Luis Guillermo Solís la conozca. Como quien dice, que don Luis Guillermo Solís se entere de que existe.

Don Luis Guillermo Solís nunca, es cierto, había andado en ajetreos electorales. Pero no se puede decir que no haya circulado por ajetreos políticos habiendo sido Secretario General del Partido Liberación Nacional, y Viceministro de Relaciones Exteriores.
O sea que no es un recién nacido en el mundo de la política, aunque lo sea en el arte de buscar y obtener votos, y es muy probable que tenga su propia lista de indeseables en los distintos partidos políticos.

La pregunta que deben hacerse quienes andan en la tarea de procurar que los conozcan, es si los conocen bien, o a medias, o apenas superficialmente.
Don Luis Guillermo Solís no es un recién llegado ni un recién nacido. Lo que pasa es que en las comparecencias numerosas que los candidatos de febrero tuvieron ante el público, se lució y obtuvo suficientes votos para quedar de primero.
Pero no debemos arrancarnos los cabellos pensando que es un desconocido.... o peor: que no conoce a nadie.
La situación no solo es novedosa. Es inédita. Jamás ha surgido un candidato casi triunfante en Costa Rica, sin antecedentes electorales.
Pero la falta de antecedentes electorales no significa falta de antecedentes políticos, ni que don Luis Guillermo sea un recién llegado a la política, o un desconocido.

Los que están preocupados por eso que he dicho, es mejor que sigan preocupados, peor pensando que a lo mejor don Luis Guillermo sí los conoce y sabe quiénes son, pues no se trata de un extranjero recién llegado sino de un tico por los cuatro costados que se lució en una campaña entre más de media docena de aspirantes, y quedó de primero en la votación inicial.
Lo demás es motivo de preocupación únicamente para los personeros del Partido Liberación Nacional que jamás se soñaron con que ocurriera lo que les sucedió.

Alberto F. Cañas