Logo La República

Lunes, 24 de enero de 2022



COLUMNISTAS


Chisporroteos

Alberto Cañas afcanas@intnet.co.cr | Miércoles 05 febrero, 2014


Vimos en Luis G. Solís un candidato diferente, sin precedentes, capaz de responder cualquier pregunta con seriedad y sin hacer promesas incumplibles


Chisporroteos

El inesperado resultado de la elección del domingo, pues la verdad es que los más optimistas militantes del PAC esperábamos un cómodo segundo lugar para nuestro candidato, tiene un significado interesante para nuestra democracia.
Es claro que el pueblo decidió que tres gobiernos consecutivos de un partido son demasiados, y además de demasiados, constituyen un peligro.
Que lo saludable para una democracia es el cambio. Y si bien hay una democracia en el mundo, la de los Estados Unidos, donde es frecuente que un partido gane muchas elecciones nacionales seguidas, eso no es aplicable a nuestro caso, porque en los Estados Unidos hay, además de la presidencial, la de senadores y diputados, cincuenta estados que celebran sus propias elecciones de gobernador, y de poderes legislativos estatales, lo cual impide que haya una concentración excesiva de poder en un solo partido.
Lo que ha sucedido en nuestro país, y pueden dársele muy diversas interpretaciones, tiene entre ellas una muy interesante: el pueblo se cansó de tener en el gobierno el mismo partido y a la misma gente, sobre todo después del descontento general que mostró con respecto al gobierno actual.
El triunfador del domingo es un político diferente a los que hemos venido viendo, presenciando y padeciendo. Un hombre serio, cuya experiencia administrativa se desarrolló en un ministerio tan poco político como lo es el de Relaciones Exteriores, y cuyo respaldo político se originó, creo, más en su participación en los debates entre candidatos, que en actos individuales. Los costarricenses vimos en Luis Guillermo Solís un candidato diferente, un candidato sin precedentes, capaz de responder cualquier pregunta con seriedad y sin hacer promesas incumplibles, y de entenderse, de señor a señor, con sus competidores, a uno de los cuales le dijo, en presencia de todo el mundo, que contaba con gozar de su ayuda en el gobierno.
Hombre cultivado, profesor universitario, Luis Guillermo Solís es un político novedoso, hoy tenemos que reconocerlo, así sea a la fuerza. Su actuación en los distintos encuentros que tuvieron los candidatos, lo mostró como calmoso y enterado, pero que no desea comprometerse a cosas que no sabe si podrá cumplir, a menos que cuente con una mayoría impresionante en el Legislativo, (mayoría que el pueblo no le dio), y esa es una demostración más de su prudencia y del cuidado con que actúa.
En fin, espero que la elección del pasado domingo sea el anuncio de una nueva era para Costa Rica, de un nuevo planteamiento político que descarte de una vez las cosas antiguas, estrechas y choteadas que nos han venido imponiendo. Soy optimista y espero que usted, lector, también lo sea.

Alberto F. Cañas

NOTAS ANTERIORES


Generación eléctrica descentralizada

Lunes 24 enero, 2022

Las tendencias apuntan a que dentro de unos 15 años la mayoría de los automóviles serán eléctricos que cargarán sus baterías con la energía generada en paneles

Bitcóin verde minado en Costa Rica

Jueves 20 enero, 2022

El bitcóin es la criptomoneda por excelencia, lanzada en 2009. Su fórmula de 9 páginas fue publicada en 2008 por Satoshi Nakamoto

¡Esencial Costa Rica!

Jueves 20 enero, 2022

Una de las marcas que hacen que destaque nuestro país a nivel mundial es la que titula esta columna

La educación es clave

Miércoles 19 enero, 2022

Ya están apareciendo niños de último año de colegio que apenas leen y con costos pueden manejar una cuenta corriente en un banco







© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.