Logo La República

Jueves, 27 de enero de 2022



COLUMNISTAS


Chisporroteos

Alberto Cañas afcanas@intnet.co.cr | Miércoles 12 febrero, 2014


No tengo noticia, y confieso que algo he leído en mi vida, de ningún político de sistema presidencial que haya publicado su gabinete antes de estar confirmado en la silla


Chisporroteos

Una de las cosas más extrañas e inexplicables que recuerdo haber leído, es la proposición que alguien le ha hecho al presidente virtualmente electo, de que dé a conocer la integración eventual de su gabinete.
Pocas cosas más locas recuerdo haber leído en mi vida. Supongamos que don Luis Guillermo hace caso y hace público su gabinete.
Habrá mucha gente a la que ese gabinete no le gustará, y esa será gente que no dejará de votar por Araya o que, en el peor de los casos, dejará de votar por Solís.
Se puede dar el caso de partidarios de Araya que encuentran en la lista de Ministros de Solís alguno o algunos que les gustan.
Pero el candidato presidencial que les agrada sigue siendo Araya, y no van a dejar de votar por Araya porque encuentran en el gabinete de Solís alguna persona que les simpatiza.
Consecuencia inicial: la publicación de un eventual gabinete, no le atrae por ningún lado votos al Presidente electo, pero le hace perderlos. En qué cantidad, no es posible predecirlo.
Resumamos: si publica la lista de su gabinete eventual, algunos partidarios se disgustan con ella y deciden no votar.
A algunos contrarios les gusta, pero el candidato presidencial que prefieren sigue siendo el mismo de la primera elección.
No tengo noticia, y confieso que algo he leído en mi vida, de ningún político de sistema presidencial que haya publicado su gabinete antes de estar confirmado en la silla. Y esto no solo en Costa Rica donde jamás ha sucedido, sino en los demás países del mundo, donde ningún candidato se lanza a hacer anuncio alguno que le pueda costar votos.
Tengo el mejor concepto acerca de la agudez de don Luis Guillermo Solís, y hasta donde vamos todavía no lo he visto meter la pata (ni siquiera un dedito del pie).
Por eso creo que no necesita de lo que he dicho hoy.
Pero no estaría en paz con mi conciencia si no lo hubiera dicho.

Alberto F. Cañas

NOTAS ANTERIORES








© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.