Alberto Cañas

Enviar
Miércoles 27 Noviembre, 2013

Es claro que veo en Liberación en esta campaña, un partido que se ha liberado de poderosas fuerzas negras que lo han poco menos que acogotado y puesto al servicio de una familia caracterizada por silenciosa, y esto me calma un poco


Chisporroteos

Debo agradecer al candidato a la presidencia del Partido Liberación Nacional don Johnny Araya, la afectuosa mención que hizo en estos días de mi nombre. Me une a él desde hace muchos años una amistad que estimo sólida porque está basada en afecto recíproco y en viejas y no olvidadas colaboraciones.


Pero a mi afecto y admiración por él y por la obra que ha cumplido como alcalde de San José, se les interpone una consideración para mí muy seria.

 

Creo peligroso para la democracia que se concedan a un mismo partido tres períodos de gobierno consecutivos.


Recuerdo la experiencia mexicana a partir de la década de 1920, y casi que me pavorizo. Sobre todo por esa extraña visita que hizo a México don Johnny recientemente.


Es claro que veo en Liberación en esta campaña, un partido que se ha liberado de poderosas fuerzas negras que lo han poco menos que acogotado y puesto al servicio de una familia caracterizada por silenciosa, y esto me calma un poco.


Pero las perspectivas no parecen ser las que yo esperé, y esto me preocupa sobremanera. Sobre todo, quiero ser muy franco, no deseo que Costa Rica se convierta en aliada de las Venezuela y Nicaragua actuales, que van por un pésimo camino.


Mi voto será para el candidato del PAC, Luis Guillermo Solís, a quien considero perfectamente capacitado para gobernar, por su experiencia, inteligencia y conocimientos. Pero las encuestas (si es que vamos a seguir creyendo en encuestas) no parecen indicar que tenga opción. En fin, veremos.

Alberto F. Cañas