Alberto Cañas

Enviar
Sábado 9 Junio, 2012


CHISPORROTEOS


Las declaraciones que dio Ottón Solís a la prensa sobre su separación temporal del cargo que ostenta de presidente del Partido Acción Ciudadana, no me han caído de sorpresa.
Las razones que ha tenido don Ottón para separarse temporalmente de ese cargo son las mismas que yo aduje hace unos años para renunciar a él. El Partido ha sido infiltrado por una serie de personajes de filiación pro-chavista que aspiran a que Costa Rica se convierta, como lo es actualmente Nicaragua, en un satélite del gobierno venezolano que está arruinando a su país.
Alguna vez, siendo Presidente del PAC, en esta misma columna Chisporroteos, expresé una opinión sumamente desfavorable al demagogo venezolano, e inmediatamente se me vinieron encima (desde el seno del propio PAC), una carretada de insultos que incluso pretendían negarme el derecho de expresar opiniones personales mientras ostentase la presidencia de un partido. Renuncié a esa presidencia, y volví a vivir en paz.
Esas gentes son las mismas, y por las mismas razones que han llegado al extremo de negarle la palabra a Ottón Solís en una Asamblea Nacional del Partido. Y vienen ocupando cargos de responsabilidad y de decisión.
No he estado activo en el PAC desde que renuncié a su presidencia, pero sigo perteneciendo a él. Y creo que algo hay que hacer para rescatar ese partido, que ha sido la quintaesencia de la probidad política, y fíjense ustedes que es el partido que no ha tenido cuestionamientos por malas artes en materia de deuda política, ni diputados sujetos a escándalo.
No sé en qué puede terminar esto; me imagino que la finalidad que buscan es que para la elección de 2014 el candidato del PAC sea un chavista de tomo y lomo, lo cual acabará con el partido, y si ganan, con lo que nos queda de la decadente democracia costarricense.
Ya le expresé personalmente a Ottón Solís mi solidaridad con él. Por este medio la hago pública y uno a la suya mi propia voz de alerta. Algo huele a podrido y no exactamente en Dinamarca.

Alberto F. Cañas