Alberto Cañas

Enviar
Sábado 21 Enero, 2012


CHISPORROTEOS


Contaba don Pepe Figueres esta historia: “Reflexionó Dios sobre lo que le había dado a Costa Rica. Una gran belleza física, un clima maravilloso con zonas cálidas, zonas frías y una temperatura media en el gran Valle Central, estupendas playas, espectaculares volcanes, la más increíble variedad en flora y fauna, una población étnicamente muy pareja, una clase dirigente astuta que no miró a los aborígenes como inferiores, un vecino incómodo en el sureste, mientras fue Colombia, pero cuando ese vecino pasó a ser Panamá, un vecino pacífico y amigable en una frontera sin problemas, gobernantes ilustres que alfabetizaron al pueblo, mujeres bellísimas. “A ningún pueblo y a ningún país le he dado tanto, y he sido injusto con los demás países del mundo. Tengo que compensar tantas cosas buenas con alguna que no lo sea tanto”. Y entonces Dios creó los gobiernos de Nicaragua”.
Reflexionaba don Pepe. “No, algo hay que no me funciona, porque los gobiernos de Nicaragua no fueron creados por Dios sino por el diablo”.
Observen ustedes que se enojan hasta cuando Costa Rica decide construir una carretera en su propio territorio.
Dichosamente, en estos momentos tenemos en Costa Rica todo un Ministro de Relaciones Exteriores. Un Ministro que se las trae y con el cual no se juega. Tal vez el nombramiento del Lic. Castillo y la decisión de construir la carretera paralela a la frontera norte sean los aciertos mayores que ha tenido doña Laura en los casi dos años que lleva de estar en la Casa Presidencial (cuando está).

Alberto F. Cañas