Alberto Cañas

Enviar
Sábado 25 Junio, 2011


CHISPORROTEOS


Me llamaron mucho la atención las aclaraciones que dio a este periódico la Presidenta de mi partido, Elizabeth Fonseca, en las cuales parecía dar a entender que el PAC se estaba como liberando (o debería de hacerlo) de una especie de carlanca dictatorial de Ottón Solís.
Como he estado cerca de Ottón Solís desde que llegamos juntos a la Asamblea Legislativa en 1994, me parece extraño que se insinúe que se trata de un político mandón. Salvo en materias de ética y moral, en las que es del todo intransigente, no tiene nada de mandón. Basta ver la cantidad de adversarios suyos que han ocupado posiciones de dirección en el PAC.
El estatuto del Partido (en cuya redacción participó Ottón Solís), contiene una serie de disposiciones que permiten hasta que cargos dirección del partido queden en manos de recién llegados sin trayectoria alguna, como ya ha ocurrido.
Mi estimación personal es que esa cosa que llaman “democracia interna” del PAC, más que un mérito es un peligro. Pues salvo que los auténticos partidarios se pongan (o nos pongamos) en alerta, en cualquier momento el partido puede caer en manos de improvisados o de… digamos (lo digo a riesgo de que me insulten en internet), de amigos de la llamada democracia chavista y de los gobiernos eternizados o eternizables que siguen al moderno militarote venezolano.
Ottón Solís es un individuo que ha hecho de la ética y la moral no solo teorías sino también una práctica, dentro del PAC del año 2000 a la fecha. No creo que le haya costado un colón a su partido. Pero está cansado, no quiere volver a ser candidato a la Presidencia de la República.
Lo cual me parece lamentable, porque el país no tiene en este momento un estadista mejor preparado para gobernar, ni con mayores conocimientos económicos y políticos.
Lo que quiero decir con todo esto es que si Elizabeth Fonseca, cuya labor de diputada tanto admiré, ha querido decir que el PAC debe prescindir de Ottón Solís o hacerlo a un lado (como han venido haciendo en el PLN con quienes no son aristas), está equivocada. Pero, claro, bien puede ser que ese no sea su pensamiento, y que sus declaraciones pueden haber sido mal interpretadas (quien sabe si no también por este servidor de ustedes).
El hecho es que la presencia de Ottón Solís en el PAC, en posición destacada, y con la influencia que merece tener por su talento, preparación y decencia, es una garantía para el PAC y para la oposición en general. Y que mal haría el PAC si prescindiera de las ideas y consejo de su fundador. Aún más; desde hoy propongo que para la elección de 2014, Ottón Solís encabece la papeleta de diputados del PAC por la provincia de San José.

Alberto F. Cañas
[email protected]