Alberto Cañas

Enviar
Sábado 1 Marzo, 2008

CHISPORROTEOS


Alberto F. Cañas

Con el debido respeto, declaro que la idea de construir un nuevo Estadio Nacional me parece excelente, pero hacerlo en el parque de La Sabana donde está el viejo que construyó don Julio Acosta en 1923, o reconstruir éste allí mismo, es el mayor disparate de los últimos veinte años.

Un estadio moderno, con capacidad para recibir multitudes, convertiría La Sabana en un enorme estacionamiento, y la haría perder, a corto plazo, la condición de parque principal de San José en pocos meses.

Lo que se debería buscar es una propiedad amplia en los alrededores de la capital, en un sitio que pudiera desarrollarse de verdad alrededor de un gran estadio. Mutatis mutandi, algo como lo que hizo la ciudad de Charlotte, en Carolina del Norte, sólo que allí la construcción del estadio, tuvo como propósito devolverle la vida al centro de la ciudad, que lo había perdido con la desaparición de los sectores residenciales.

En todo caso, lo que quiero decir es que el nuevo estadio hay que planearlo con un criterio urbanístico, y me parece que el alcalde de San José Johnny Araya, con su experiencia, debería ser consultado sobre el particular, aunque a lo mejor el sitio más conveniente para el nuevo estadio podría encontrarse fuera del Cantón Central.

Y sigo con los premios nacionales y su decadencia. El premio Aquileo de teatro se lo dieron este año a una pieza que pone a sus personajes a hablar por teléfono con San José desde la Juntas de Abangares allá por 1900.

Como ustedes supondrán, también pudo aspirar al premio de historia.

Un día de estos alguien me preguntó: “¿Pero es que usted no cree en las encuestas?”. Contesté que sí creo, pero que son los encuestadores los que no deberían creerles a los encuestados. Se olvidan de que los ticos son o somos una nación de tíos conejos, y que hay muchísima gente que contesta las preguntas con la respuesta que supone que el preguntón quiere oír.

Y como sostiene un autor norteamericano, (cuyo libro le presté a Tony Pacheco hace algunos años) en el resultado de las encuestas influye hasta el orden en que se formulen las preguntas. Si el encuestador pregunta qué opinión le merece el gobierno del momento al encuestado, posiblemente dará una respuesta afirmativa. Pero si inmediatamente antes de preguntar eso le ha preguntado sobre el costo de la vida, la respuesta sobre la calidad del gobierno será completamente distinta.

¿Será cierta la noticia de que van a usar en lo sucesivo concreto y no asfalto en la construcción y reparación de calles y carreteras? Probablemente esa sea la mejor noticia que hemos recibido en lo que va del año.

[email protected]