Enviar
Mandataria y ex presidente se reunieron el martes pasado en casa de dirigente liberacionista
Chinchilla y Arias liman asperezas
Líderes verdiblancos dialogaron sobre temas de interés nacional y agenda legislativa

Con el objeto de limar asperezas y dialogar sobre la agenda nacional, la mandataria Laura Chinchilla y el ex presidente Oscar Arias se reunieron el martes pasado en la casa de Francisco Antonio Pacheco.
Durante aproximadamente tres horas y en compañía de Clotilde Fonseca, ex ministra de Ciencia y Tecnología y esposa del ex jerarca del Congreso, los líderes liberacionistas dejaron atrás los rencores y se sentaron a conversar, después de meses de distanciamiento.
Las palabras positivas y elogios para Arias que derrochó Chinchilla en su discurso, durante la inauguración del Estadio Nacional, allanaron el camino al encuentro, promovido por Pacheco.
Durante la cita, la gobernante y el Premio Nobel de la Paz hablaron sobre el acontecer nacional, la agenda de la Asamblea Legislativa y la polémica designación de Viviana Martín como jefa de la fracción de Liberación Nacional, entre otras temas.
Si bien el encuentro fue confirmado por el propio Pacheco, él se negó a brindar detalles de la velada, aunque confesó que es un avance muy positivo para que ambos vuelvan a estrechar relaciones.
“Me parece que no es a mí a quien corresponde dar detalles de ese tipo, hablaron sobre los problemas que están en la agenda nacional. Sí había asperezas, pero la reunión fue muy cordial, muy normal y en ese sentido, puedo decir que fue positiva”, manifestó el ex presidente del Congreso.
Arias y Chinchilla se habían distanciado desde que ella llegó a la Presidencia, es decir, el pasado 8 de mayo; desde ese día no se habían visto hasta el pasado 26 de marzo, durante la inauguración del Estadio Nacional.
Asimismo, la mandataria no ha ocultado la lejanía con su antecesor, con quien no había mantenido ningún contacto.
A los verdiblancos los habían distanciado diferentes acontecimientos. Entre ellos, el proyecto de ley para abrir el mercado eléctrico a la competencia, pues Arias antes de dejar el poder presentó un texto, el cual Chinchilla engavetó y creó otra propuesta, muy distinta.
También generaron divergencias la salida de Bruno Stagno como embajador ante la Organización de las Naciones Unidas, el manejo del Ejecutivo en el conflicto con Nicaragua por Isla Calero y la luz roja que la actual administración le puso al Centro Cívico Nacional.
Otras situaciones que levantaron un muro entre los líderes de Liberación Nacional son sus posiciones en torno a temas como la minería a cielo abierto, el programa Avancemos, el papel de la Iglesia católica dentro de las decisiones del Poder Ejecutivo y la forma sobre cómo dialogar con la oposición.
De igual forma, ha generado roces la prematura precandidatura de Rodrigo Arias, pues por un lado cuenta con el apoyo del ex presidente, mas no con el de Chinchilla, quien la considera precipitada, pues aún no cumple un año en la Presidencia.
LA REPUBLICA consultó a Bernal Jiménez, presidente del Partido Liberación Nacional, quien aseguró no saber nada del encuentro, pero sí indicó que a futuro podría promover uno.

Esteban Arrieta
Natasha Cambronero
[email protected]
[email protected]
Ver comentarios