China quiere un euro fuerte en vísperas de una posible salida griega
Europa es cada vez más popular para los colosos empresariales chinos. Bloomberg/La República
Enviar

China quiere un euro fuerte en vísperas de una posible salida griega

 Las inversiones chinas llueven sobre Europa. Esa es una de las razones por las cuales el premier Li Keqiang, durante su visita de esta semana a Bruselas, reclamó un euro fuerte y una Europa unida en momentos en que la región transita el último episodio de la saga de la deuda griega.
De Chipre a Suecia y en casi todos los lugares que están en medio, las compañías chinas están comprando activos europeos como nunca hasta ahora.
Europa es cada vez más popular para los colosos empresariales chinos en tanto pasan de comprar en países en desarrollo ricos en recursos a las economías avanzadas.
Estas son las cifras: la inversión anual de compañías chinas en los estados miembros de la Unión Europea trepó de cerca de cero a mediados de los 2000 a 14 mil millones de euros en 2014, según un nuevo informe del Grupo Rhodium y del Instituto Mercator de Estudios Chinos.
Y va camino a aumentar conforme China —con casi $4 billones en reservas de divisas y $21 billones de ahorro— abre su cuenta de capital.
En el período de 2000 a 2014 hubo más de mil proyectos chinos en zonas rurales y adquisiciones en la UE por un valor de más de 46 mil millones de euros.
Los sectores más buscados fueron los alimentos, las propiedades inmuebles, la energía y la industria automotor.
“Estamos entrando a nueva era del capital chino”, dijeron los autores del informe, Thilo Hanemann y Mikko Huotari.
La demanda se ve impulsada por las compañías privadas y los inversores de las provincias de la costa este de China, lo que representa un cambio respecto de la época en que los conglomerados estatales eran los principales responsables de las inversiones extranjeras.
Esto refleja transformaciones más amplias en tanto China le hace lugar al sector privado y alienta a las compañías a expandirse en el exterior.
Las inversiones en Europa abarcan toda la región pero más del 50% se destinó al Reino Unido, Alemania y Francia. Las compras de activos en Portugal, Irlanda, Italia, Grecia, España y Chipre aumentaron de 10% del total antes de 2011 a más del 30% entre 2012 y 2014.


Bloomberg


 


Ver comentarios