China impulsará desarrollo
Enviar

Acuerdos en educación y comercio bilateral entusiasman a empresarios

China impulsará desarrollo

Firmará préstamos blandos para energía, infraestructura y ambiente

Aumentar la cooperación hacia Costa Rica es la señal que da Xi Jinping, presidente de la República Popular China, quien durante su visita al país firmará siete acuerdos, que pasan por financiamiento y tecnología energética.

201306030007420.n222.jpg
La gente ha empezado a aceptar los productos chinos, comentó Manfred Xirinach, gerente general de Fulu, quien importa vehículos de la marca china para comerciar en Costa Rica. Gerson Vargas/La República
En este momento, el vínculo entre ambos países es estrecho en las áreas diplomáticas y de materia comercial, aunque de momento son pocos los exportadores que entienden los enigmas del mercado asiático.
El apoyo chino también se verá reflejado en programas de educación y tecnología.
Las nuevas inversiones chinas y créditos blandos dominarán la agenda del presidente Jinping, que llegó anoche a San José.
El más importante es el préstamo por $900 millones, que sería utilizado para la construcción de una refinería de petróleo, aunque el proyecto sigue estando cuestionado, incluso en un análisis de hoy en LA REPÚBLICA.
Un segundo crédito que se firmará es por $400 millones, para ampliar la ruta 32, entre el cruce de Río Frío y Limón.
También dará una importante inyección a las tecnologías verdes, firmando un préstamo por $100 millones, para financiar la compra de taxis, buses, trenes y vehículos de transporte público chinos.
Estas no son las primeras donaciones o préstamos blandos que el Gobierno Chino da a nuestro país.
Desde que Óscar Arias retomó relaciones diplomáticas en 2007, la cooperación se intensificó.
El emblema es el Estadio Nacional, cuyo costo fue de $100 millones y fue donado como muestra de amistad entre las naciones.
China también participó en la compra de bonos costarricenses por $300 millones, entre 2008 y 2009.
La adquisición de bonos fue parte de los acuerdos de apertura de las relaciones diplomáticas entre ambos países.
Las oportunidades con China van más allá de la cooperación, ya que es, en la actualidad, el mercado más importante en el mundo.
Las importaciones desde ese país pasaron de $763 millones en 2007, a $1.400 millones en 2012 y con el respaldo de un tratado de libre comercio.
La comodidad de los precios que ofrecen los productos de ese país hizo que muchos empresarios encontraran oportunidades de nuevos negocios importando materias primas o productos terminados.
Los productos chinos en el país han venido aumentando su importación especialmente en el sector de vehículos; es impresionante, se pueden encontrar vehículos chinos de toda la gama porque la gente ha empezado a aceptarlos.
Tal fue el caso de la agencia Fulu, que se dedica a la venta de vehículos chinos de bajo costo.
Este año trajo 150 autos desde el país asiático y sus dos modelos oscilan entre $7 mil y $9 mil.
Hasta hoy han vendido unos 25 automóviles y esperan que sus precios asequibles seduzcan a más costarricenses.
“Son económicos y se ha mejorado mucho la calidad de sus productos”, comentó Manfred Xirinach, gerente general de Fulu.
Sin embargo, el comportamiento de las ventas a China es un reto por mejorar, ya que no muestra el avance que sí han tenido las importaciones.
Estas cifras llegaron a su punto más alto en 2007, alcanzando los $848 millones, mientras que en 2012 se exportaron tan solo $331 millones.
La inversión extranjera por su parte mejoró, creciendo de $3,1 millones en 2007 a $4,8 millones el año anterior.
La apuesta china por entrar en el mercado local se acrecienta con el tiempo, y son los celulares los principales productos importados desde China.
El caso más representativo es el de la proveedora de tecnología Huawei, proveedora de líneas telefónicas, que en 2008 le suministró al ICE la red 3G, y aumentó su cuota de mercado.
Actualmente han brindado empleo a 200 colaboradores en nuestro país, y continúan aumentando su variedad y cantidad de teléfonos inteligentes.
Por otro lado, para sostener este tipo de relaciones comerciales y romper los obstáculos que genera el idioma, los convenios educativos resultan vitales.
Por eso la embajada china está invirtiendo en becas, para que más personas aprendan mandarín.
“La educación más competitiva no es la norteamericana, es la china. Buscamos cooperación en programas de computación, becas, enseñanza del mandarín y en deportes”, comentó Laura Chinchilla días atrás.

201306030006190.n22.jpg

Luis Fernando Cascante
[email protected]

 

Ver comentarios