Enviar
Chávez pide señales claras de Colombia para restablecer relaciones
José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, advirtió que no intervendrá en el conflicto a menos de recibir una solicitud escrita, pues por el momento es un asunto bilateral

Hugo Chávez, presidente venezolano, afirmó ayer que requiere señales claras de Colombia para recomponer las relaciones.
En su escrito dominical Las Líneas de Chávez, el mandatario manifestó que es preciso "recibir señales claras e inequívocas de que hay una voluntad política real en el nuevo Gobierno de Colombia, para reemprender el camino del diálogo, sin trampas, y sin obviar que Uribe (Álvaro Uribe, el presidente colombiano) deja tierra arrasada detrás de sí y todos los puentes rotos".
Chávez añadió que esperará esas señales, del Gobierno de Juan Manuel Santos, quien asumirá la Presidencia el siete de agosto, tras recordar que la ruptura de relaciones se produjo ante tantas provocaciones y tantas agresiones por parte de quien es el administrador de los intereses estadounidenses en Colombia.
Venezuela rompió relaciones con Colombia el pasado 22 de julio luego de que el embajador colombiano ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Hoyos, denunciara que en el país vecino se refugian unos 1.500 guerrilleros de las FARC y el ELN.
En una entrevista concedida el jueves y publicada ayer en el diario El Tiempo, el presidente colombiano dijo que no entiende por qué los rebeldes que se han establecido en Venezuela no son detenidos.
"Yo no entiendo por qué, existiendo tanta claridad en las normas del derecho internacional, estos terroristas no han sido capturados", expresó Uribe, a falta de dos semanas para que deje el poder tras dos mandatos consecutivos de cuatro años.
Por su parte, José Miguel Insulza, el secretario general de la OEA, aseguró que no intervendrá en el conflicto entre las dos naciones a raíz de dichas denuncias, a menos de que los involucrados lo soliciten.
"Yo no voy a actuar salvo que Colombia presente sus solicitudes por escrito y que Venezuela asienta, porque éste es un asunto bilateral y tienen que resolverlo los países", declaró Insulza en una entrevista que publica ayer el diario chileno El Mercurio.
Asimismo, Insulza consideró que la toma de posesión de Santos es una buena oportunidad para solucionar este conflicto.
Más allá de si Chávez decide o no asistir a esa investidura, consideró Insulza, al inaugurarse un nuevo periodo de pronto hay mejor diálogo y nuevas conversaciones.
Sobre las críticas que ha recibido por parte de Ecuador, país que ostenta la presidencia temporal de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que celebrará el jueves una reunión de cancilleres para tratar la crisis, Insulza afirmó que no podía impedir la cita del Consejo Permanente.
La OEA tiene normas internas y el reglamento dice que cualquier país puede convocar al Consejo, explicó Insulza.
Por otra parte, Insulza validó la capacidad de Unasur para tratar este conflicto en el marco de ese organismo, formado por los doce países de Suramérica y descartó además que este incidente diplomático pueda desembocar en una guerra.
Según el asesor de comunicación de la cancillería ecuatoriana, Agustín Armas, el Consejo de Cancilleres de la Unasur se reunirá el jueves, en Quito, para tratar la crisis entre Venezuela y Colombia y para analizar mecanismos para fomentar "el diálogo y la paz" en la región.
El secretario general del organismo, el argentino Néstor Kirchner, dijo que trabajará para "reencontrar a los Gobiernos y no afectar la profunda relación entre los pueblos".
Kirchner recibirá mañana en Buenos Aires al presidente electo de Colombia y con él abordará la "grave crisis" bilateral, señalaron portavoces oficiales a la agencia estatal Télam.
Entre tanto, el Gobierno de Brasil anunció hoy que va a proponer a Colombia y Venezuela que colaboren en la vigilancia de su frontera común como una vía para solucionar "en definitiva" sus conflictos.
El asesor de la Presidencia para Asuntos Internacionales, Marco Aurelio García, aseguró que el mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, va a poner el tema sobre la mesa durante las visitas que realizará a Caracas y Bogotá en la primera semana de agosto.
"Es posible neutralizar aquella zona (la frontera colombo-venezolana) y transformarla en un factor de paz", consideró García en una entrevista al diario Folha de Sao Paulo.
La propuesta incluye el uso de aviones no tripulados y militares conjuntos para la vigilancia del área conflictiva.
Lula asistirá el 7 de agosto a la investidura de Santos y un día antes se encontrará en Caracas con Chávez, en una reunión prevista en el marco de los encuentros trimestrales que ambos jefes de Estado acordaron en 2007.
Desde España, el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, afirmó este domingo que la crisis entre Colombia y Venezuela "debe arreglarse como lo hacen dos hermanos entrañables que en un momento dado están desencontrados, con conversación".
Iglesias añadió que la comunidad internacional debe propiciar que ambos dirigentes "sepan mirar el problema con perspectiva".
Entre tanto, varias concentraciones de simpatizantes de Chávez, se registraron hoy en diferentes puntos de la frontera con Colombia, donde se abogó por la paz y la concordia en la región.
La más significativa se registró en la Guajira, en el extremo noroccidental de Venezuela, junto a la raya divisoria entre ambas naciones, a la que asistió el vicepresidente venezolano, Elías Jaua, y en la que participaron personas de las dos nacionalidades.
El vicepresidente venezolano manifestó que el objeto de la concentración era enviar un mensaje de paz en la región."Queremos la paz para Colombia que tanto se merece su pueblo", añadió.

Bogotá / EFE
Ver comentarios