Enviar
Cadena televisiva cesó transmisiones abiertas hace un año
Chávez paga alto costo político por salida de RCTV

TVes, señal que sustituyó a Radio Caracas Televisión, no ha logrado conectar con la teleaudiencia


Caracas
EFE

La cadena privada venezolana RCTV cesó sus emisiones en abierto hace un año, a raíz de una medida del Gobierno de Hugo Chávez cuyo costo político para el presidente ha sido, según los analistas, infinitamente superior a sus beneficios.
Radio Caracas Televisión (RCTV) dejó de emitir en señal abierta por la frecuencia del canal dos el 27 de mayo de 2007 a la medianoche, después de que el Gobierno no le renovara la concesión con la que había operado durante 53 años.
Chávez argumentó el carácter “golpista” del canal, abiertamente opositor a su “revolución”, para explicar la decisión y dijo que requería su frecuencia para la nueva televisión social TVes, que comenzó a emitir el día 28, minutos después de la salida de RCTV, utilizando los equipos de la cadena con autorización del Supremo.
A juicio del analista y director de la firma Datanálisis, Luis Vicente León, el costo político de la medida para el Gobierno de Chávez ha sido “infinitamente superior al beneficio”, básicamente porque despertó el espíritu crítico en quienes hasta entonces habían sido seguidores incondicionales del gobernante.
Si bien el Ejecutivo logró el dividendo de “restringir el impacto comunicacional de la oposición en sectores más pobres” de la población, “la gente perdió la conexión de confianza que tenía con Chávez”, explicó León en declaraciones a Efe.
Después de RCTV, ninguno de los canales privados con cobertura nacional tiene “posiciones políticas tan definidas” como la que tenía el también conocido como “canal dos”, explicó el experto.
Para el momento en que RCTV cesó emisiones en abierto, la medida tenía “un rechazo del 70%” entre la población, que entendió que “Chávez podía ser arbitrario incluso contra su propia gente”, dijo el director de Datanálisis.
RCTV, con la frecuencia abierta de mayor penetración nacional, era el canal más visto del país según todos los sondeos, y aunque ahora transmite a través de sistemas por suscripción, sigue ausente para la mayoría de los sectores pobres que no pueden pagar el servicio.
El costo político de la medida contra RCTV se ha visto abultado, además, porque la nueva TVes no ha logrado conectar con los televidentes, aseveró el directo de Datanálisis.
El propio Chávez se ha
quejado públicamente de que a “TVes no la ve nadie”, y ha exigido que se mejore su programación.
A partir de la “medida impopular” contra RCTV, “la gente se hizo más sensible” y “ya no otorga cheques en blanco” al Gobierno, de allí que la mayoría “rechazara la reforma constitucional” impulsada por Chávez en el referendo del pasado 2 de diciembre, agregó León.
La derrotada reforma constitucional, calificada por Chávez como “indispensable” para avanzar en la instauración del socialismo en Venezuela, incluía entre otros asuntos, la reelección indefinida presidencial y un nuevo ordenamiento territorial.
En ese sentido, el analista Fausto Masó dijo a Efe que “con el cierre de RCTV, la gente, los más pobres, se encontraron con la realidad de que habían perdido la libertad de escoger su entretenimiento” y ese fue “en parte un factor que influyó” en el resultado del referendo constitucional.
Masó agregó que las consecuencias de la salida del aire de RCTV también podrían sentirse en las elecciones regionales y municipales del próximo noviembre, aunque declinó hacer “adivinanzas” al respecto.
Este domingo, varios candidatos opositores en las elecciones de noviembre próximo participaron en una marcha en apoyo a RCTV, que recorrió una veintena de calles del centro de Caracas y culminó sin incidentes en las afueras de la sede donde sigue teniendo sus instalaciones y producción la cadena.
También se unieron a la protesta y conmemoración de lo ocurrido hace un año varios líderes del movimiento estudiantil opositor que en mayo y junio de 2007 salió a la calle para denunciar la medida contra la cadena con consignas a favor de la libertad de expresión.
El domingo, Eladio Lares, presidente de RCTV Internacional, agradeció la marcha en apoyo a su emisora, y remarcó que todos sus accionistas y empleados mantienen “la esperanza de recuperar muy pronto” la señal abierta.




Nulidad

Marcel Granier, directivo de Radio Caracas Televisión (RCTV) exigió ayer la nulidad de los procesos que llevaron al cese, hace un año, de la emisión de su señal en abierto, y criticó que el canal fue acusado de un delito inexistente en la ley venezolana.
En el primer aniversario de la salida del aire de RCTV, Granier destacó en una rueda de prensa en Caracas que la no revocación de la licencia de transmisión del canal, el más antiguo del país, es un caso “evidente” de “desviación”, “denegación” de la justicia y “corrupción”.
Por ello, los responsables del canal piden “la disolución” de los procesos que llevaron al cierre de la señal en abierto.
RCTV dejó de emitir en abierto a través de la frecuencia del canal dos la medianoche del 27 de mayo de 2007, cuando venció su última concesión por dos décadas, aunque “volvió al aire” casi dos meses después a través del sistema por suscripción pagada.
Minutos después de dejar de emitir en señal abierta, la nueva TVes comenzó a hacerlo por esa frecuencia y con los equipos de RCTV, como se lo autorizó el Supremo mediante un fallo del 25 de mayo del año pasado.
El presidente venezolano, Hugo Chávez, alegó entonces, entre otros argumentos, que el Estado ejerció la potestad de no renovar el permiso a RCTV, debido la actitud “golpista” que, a su juicio, tenía la cadena privada.
Granier, presidente de las empresas 1BC, indicó ante los periodistas que un año después de la salida del aire de RCTV, el ministro venezolano de Información, Andrés Izarra, “declaró que la razón por la que se había cerrado RCTV era porque tenía un latifundio mediático”.
“No es que fuéramos golpistas o que no habíamos cumplido con los procedimientos, ahora es que teníamos un latifundio mediático”, aseguró el directivo de RCTV.
Anunció que han interpuesto una demanda ante la Sala Política-Administrativa del Supremo, con el alegato de que la posesión de un “latifundio mediático” es “una figura que no existe en ninguna ley venezolana”.
Ver comentarios