Enviar
Nacionales acaparan el 98% del mercado
Cerveza mexicana domina entre las importadas
• Marcas aztecas entran sin aranceles gracias al TLC con México
• Algunas de las bebidas importadas salen más baratas que las producidas en el país


Daniel Zueras
[email protected]

Estamos en fechas palmareñas, donde la cerveza corre como un río desbocado de mano en mano y de jarra en jarra.
Sin duda, la “rubia” nacional es la reina de la fiesta. Patrocinios, vallas, grandes conciertos… Todo vale para un águila imperial que sobrevuela Palmares durante diez días.
Pero no está sola. Unas pocas birras de allende de las fronteras costarricenses han logrado hacerse un pequeño hueco entre las cámaras frigoríficas de algunos bares.
Y no solo ahí, sino en el universo cervecero del país. Cada vez es más habitual encontrar en las góndolas de los supermercados, en los bares que antaño solo nos surtían de producto patrio…
Poco a poco, en un trabajo silencioso, han conseguido una pequeña cuota de mercado. Esta apenas es del 2%, mínima, pero suficiente para degustar cervezas de muchos lugares del mundo: estadounidenses, alemanas, nicaragüenses, mexicanas (las más solicitadas), belgas, chinas, alemanas… Así hasta un total de 20 países que trajeron en 2009 6,1 toneladas de este líquido, según la Dirección General de Aduanas.
Respecto a los precios, encontramos algunas incluso más baratas que las nacionales con diferencias de hasta ¢65.
Pero también se da el caso inverso, con cervezas importadas que cuestan hasta ¢1.170 más caras que una nacional como la belga Duvel, según un análisis de precios realizados en Auto Mercado el pasado 15 de enero.
“Suelo tomar nacional, pero mi favorita es Guiness, y la compro de vez en cuando”, explicó José Simón, un arquitecto que se aficionó a la cerveza negra en un viaje por Irlanda.
Antes, las de importación eran un símbolo de status. Ahora ya no. Los precios se han rebajado considerablemente. Siguen existiendo algunas muy por encima del precio de las costarricenses, pero son las menos, y esas sí ya destinadas a un público más “boutique”, explicó Gabriel Carnevale, vicepresidente comercial de Grupo Pampa, empresa que trae al país marcas mexicanas como Tecate, Dos Equis, Sol, Bohemia o Carta Blanca.
El aumento de las importadas ha sido “constante” a lo largo de los 15 años que Pampa lleva trayéndolas al mercado. “Los precios son muy parejos, muy competitivos”, continuó Carnevale, para quien ha sido “duro” hacerse un hueco con una competencia tan grande como la de Imperial.
Florida Bebidas, el cuasi-monopolio, Cervecería de Costa Rica, fabrica siete lúpulos, cuatro nacionales (la líder indiscutible: Imperial, además de Pilsen, Bavaria y Rock Ice) y tres extranjeras: Heineken (Holanda), Gallo (Guatemala) y Toña (Nicaragua), e importa la mexicana Corona.
LA REPUBLICA trató de ponerse en contacto con Florida Bebidas para conocer su posición sobre el tema, sin embargo la única vocera autorizada por la empresa se encontraba fuera del país esquiando en Canadá.


Ver comentarios