Cero en conducta
Enviar
Cero en conducta
Profesionales” del fútbol le quedaron debiendo al espectáculo y terminaron practicando futbox

Alajuelense conquistó ayer la primera edición de la Super Copa tras vencer a Herediano 2 a 0, en un partido regular, de no mucha intensidad futbolística, pero en el que algunos jugadores parecieron desahogar frustraciones o viejas rencillas y fueron armando a patadas (y no a la bola por cierto) el escenario de una colosal bronca que obligó a la suspensión del encuentro cuando se jugaba tiempo de reposición.
En lo futbolístico Alajuelense dio su segundo golpe de autoridad en la pretemporada, venciendo al campeón (el primero fue ganando el clásico ante Saprissa), sin tener que desplegar mucho fútbol, pues un tempranero gol de Kevin Sancho, quien se encontró el balón tras cobro de tiro libre de Pablo Gabas, puso fácil el camino a la victoria para los manudos.

Aparte de un gol anulado a Víctor “Mambo” Núñez, por fuera de juego, Herediano no logró llevar peligro a la meta de Patrick Pemberton; la labor de Elías Palma y Johnny Acosta por el centro de la defensa rojinegra y en el medio campo la de Luis Valle, opacaron el trabajo herediano obligando incluso a su técnico Odir Jacques a dar marcha atrás en su experimento de hacer debutar al joven Mauricio Núñez, a quien tuvo que sustituir por Minor Díaz.
Alajuelense pudo aumentar el marcador en esta mitad por intermedio de Salvatierra primero y Gabas después, quienes tuvieron sendas opciones pero sus remates se fueron desviados.
En el inicio de la complementaria ingresó Johan Condega tratando de recuperar el medio campo y procurar facilidades para ir por el empate, no obstante, fue la Liga de nuevo el que tomó la iniciativa.
De arranque José Sánchez perdió un balón, Christopher Meneses centró y por milímetros Andrade no llegó. A los siete minutos el error es de Acosta y doble, entregó mal el balón y bajó por detrás al “Mambo”, se ganó la roja y el partido parecía ponerse interesante para los florenses, pero ocho minutos después, al 59, de bola muerta Oviedo la puso en la cabeza de Palma, quien con facilidades cabeceó y anotó.
Alajuelense se replegó, Herediano controló el balón pero no el partido y Pemberton siguió de vacaciones, mientras en la cancha se generaban los roces e incidentes, que el árbitro Rafael Vega no supo controlar a tiempo y terminaron con la fenomenal bronca cuando se jugaba tiempo extra.
La Super Copa mostró una buena organización, los aficionados un buen comportamiento, pero los actores, jugadores y cuerpos técnicos obtuvieron un cero en conducta asestando un fuerte golpe a quienes han venido motivando el fair play, y dando un pésimo ejemplo de cómo el futbox puede acabar con el fútbol, si la Unafut y la Fedefútbol no toman cartas en el asunto.

Luis Rojas
[email protected]

Ver comentarios