Enviar
Entidad termina con déficit del 0,8% del PIB en 2009
Central cierra las llaves de la emisión
• La emisión monetaria y pérdidas menores frenarían la inflación
• Influyen tasas, cobro sobre margen cambiario y ayuda recibida del Gobierno


Wilmer Murillo
[email protected]

El poder que tiene el Banco Central de fabricar dinero y ponerlo a circular, es conocido como emisión.
Esta facultad del Central es uno de los elementos que afectan la inflación, conocida también como impuesto a los pobres.
Francisco de Paula Gutiérrez, presidente de la autoridad monetaria, expone a LA REPUBLICA cómo pretende manejarla.

¿Tiene el Central cerrada la llave de la emisión, con qué ventajas?
El ajuste en el esquema cambiario y el comportamiento observado en el tipo de cambio desde agosto (flotación dentro de la banda) le han permitido al Banco cerrar la llave de la emisión por razones cambiarias. Esto tiene la importancia de darle mayor independencia en el manejo de su política monetaria y contribuye a hacer mucho más efectiva la lucha contra la inflación.

¿Qué hace falta para cerrarla del todo?
Para ello es que tenemos planteado un proyecto para permitir al Gobierno capitalizar al Banco Central, porque las llaves de la emisión todavía son un elemento que puede incidir en el comportamiento de la inflación. Es importante aclarar que el potencial impacto en la inflación no es la totalidad de las pérdidas, sino aquella parte que no se demanda conforme la economía crece y se recompone la estructura de la cartera entre dólares y colones.

¿Cómo cerró el déficit del BCCR en 2009?
El déficit en base devengado (según metodología de cuentas monetarias) cerró 2009 en ¢138 mil millones, representando un 0,8% del Producto Interno Bruto (PIB).

¿A finales de 2009, esa situación se revirtió o sigue igual?
El déficit fue mayor en 2009 que en 2008, principalmente porque la rentabilidad de los activos bajó de manera importante al disminuir las tasas internacionales. La situación debe tender a mejorar este año.

¿Qué ventajas o desventajas tiene para la gente el déficit o superávit?
El problema del déficit del Banco Central es que constituye una fuente automática de expansión monetaria que, de no controlarse, puede afectar la inflación.

¿Cómo influye esta variable sobre la tasa de inflación?
Por la mayor emisión que conlleva el déficit, en caso de que esta no sea demandada a los precios vigentes o no sea esterilizada.

¿Cuáles son las circunstancias que han contribuido a mejorar las finanzas del BCCR, si así fuera?
A lo largo de los años ha venido cambiando la estructura del balance de situación del Banco, aumentando los activos rentables (reservas), incrementando sus pasivos sin costo (emisión, depósitos de los bancos por encaje y depósitos del Gobierno) y reduciendo la importancia relativa de los pasivos con costo (deuda externa, bonos de estabilización, Central Directo y CERT$). Mientras que en diciembre de 2000, los pasivos con costo representaban el 69% de los pasivos totales, en diciembre de 2009 esa proporción había bajado al 42,5%.

¿Qué ha inducido a estos hechos?
Son diversos elementos, entre ellos, las capitalizaciones recibidas del Gobierno, el incremento en la tasa de encaje, la mayor demanda de dinero por efectos de la inflación y del crecimiento de la economía (impuesto inflacionario y señoriaje) y una política apropiada de manejo de pasivos.

¿A cuánto ascienden los pasivos con costo?
Si definimos los pasivos con costo como la suma de los bonos de estabilización monetaria, depósitos en Central Directo, certificados de depósito en dólares y deuda externa, su monto en diciembre de 2009 era ¢1.525 miles de millones (ligeramente superior a $2.700 millones)

¿Y los activos?
Si solo contamos como activos rentables las reservas monetarias internacionales netas y los aportes a algunos organismos internacionales (como el FLAR), a diciembre de 2009 eran del orden de $4.250 millones.

¿Cuánto devenga el Central por las reservas que tiene colocadas en bancos de primer orden?
En 2009, la rentabilidad de las reservas disminuyó respecto a lo alcanzado en 2008, pues las tasas de interés internacionales están a niveles muy bajos y, por política, solo se invierten en activos externos muy seguros. El año pasado, la rentabilidad promedio de las reservas fue cercana al 1,2%
Ver comentarios