Logo La República

Miércoles, 11 de diciembre de 2019



NOTA DE TANO


Centeno debe buscar equilibrio en su formación

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 18 febrero, 2019

Aarón Cruz, un baluarte en el marco del “Monstruo”.

Si los Tigres de México vienen completos a enfrentar mañana al Saprissa, Walter Centeno tendrá un dilema técnico en su cabeza para frenarlo.

No podemos esperar jamás a un Saprissa asustado y atrincherado. Eso no va con el estilo y tradición del Monstruo, mucho menos con “Paté” como estratega.

Se supone, y ya Centeno lo adelantó, que su equipo no le tiene el mínimo temor a su enconado rival, de manera que le va a jugar cara a cara, tú a tú y al ataque, como ha jugado el Saprissa en el Clausura, pero es aquí donde viene ese dilema.

Con todo el respeto para los cuatro equipos que ha enfrentado el Monstruo en nuestro campeonato, ninguno cuenta con una nómina tan completa y cargada de buen fútbol como estos Tigres del “Tuca” Ferretti, de manera que si el Saprissa se les abre y se ponen los morados a jugar “bonito”, se pueden llevar una desagradable sorpresa.

En el segundo tiempo del clásico, la Liga halló rutas abiertas para llegar a los predios de Aarón Cruz; la Universidad la noche del pasado jueves hizo lo mismo.

Entonces, Centeno debe buscar un equilibrio en el estilo de juego de su equipo y estar más atento a su zona de retaguardia, que deja mucho espacio cuando sus mediocampistas, todos de excelente técnica, se van abiertamente al ataque.

Walter Centeno no puede olvidar lo que le pasó a Douglas Sequeira con Saprissa, cuando le jugó rostro a rostro al Santos Laguna en esta misma competencia. Terminó aplastado.

De manera que si Bolaños, Angulo, Torres y Venegas la van a “gastar”, que no se les olvide que también es una obligación marcar y cooperar en zona de recuperación con Golobio, los laterales Blanco y Hernández y meterse entre los centrales, Barrantes y Aubrey a sacar agua del bote.

A una artillería del calibre de la de los felinos, si viene completa con Gignac, Valencia, Quiñónez y Vargas, no se le puede regalar zacate porque nos aniquilan. Centeno debe hacer ajustes al sistema táctico del Monstruo, para que no se arriesgue con un fútbol decorativo y busque eficiencia en todas las zonas de la formación.

El Saprissa en el Clausura, no ha sido un equipo equilibrado; ha jugado bien, pero mostrando fisuras en retaguardia, de ahí las portentosas intervenciones de Aarón Cruz. Esto se debe corregir frente a los Tigres, de lo contrario, devoran al simpático “Monstruo”.

[email protected]



NOTAS ANTERIORES








© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.