Centella de Centeno
Enviar
Centella de Centeno

Otra vez Saprissa aniquila el clásico en el último instante

Gaetano Pandolfo
[email protected]

¿Qué frustra más?
Los goles que les meten son idénticos.
Les meten goles en el último minuto.

Por ratos juegan mejor y pierden.
¿Recuerdan el primer gol del partido de vuelta de la final en el Saprissa?
Pase al segundo palo; Armando Alonso de cabeza la toca al centro y Alejandro Alpízar también de cabeza vence a Pemberton. Igual el sábado; pase al segundo palo: Jairo Arrieta la toca de cabeza al centro y Alejandro Alpízar de cabeza fulmina, solo que Wardy hace un paradón que resultó insuficiente pues Celso sin marca concretó.
Además, Walter Centeno los liquida en tiempo de reposición, exactamente igual a la temporada 2002-2003, con remate de tiro libre en el descuento.
Agréguele otros triunfos morados en el clásico en la ya famosísima y productiva “Saprihora” y comprendan la frustración.
Injustificada la reacción violenta de Pablo Herrera al término del partido; crucifiquémoslo por la agresión a Armando Alonso en ruta al vestuario, pero metámonos en su corazón rojinegro que le retumba al calor de los acontecimientos y lo señala como el gran responsable de la derrota, cuando le sirvió en bandeja a Centeno la oportunidad de triunfo, derribándolo de forma innecesaria en el fatídico cierre.
Demos repaso al pésimo ejemplo de los maestros hacia sus alumnos, porque si Marcelo Herrera le hizo un candado chino a Jeaustin Campos, Pablo Herrera puede considerarse con derecho de agredir a Armando y Jairo Arrieta de cerrar a patadas a Pablo y Sils a su vez a Jairo.
Y es que la bronca verbal se inició temprano, cuando Alpízar le globea el balón a Wardy y pareciera que la bola traspasa la raya trágica, antes del vuelo espectacular de Cristian Montero para despejar.
Por ahí, Jeaustin Campos empezó a rezar el rosario y quien lo escuchó primero fue su colega cercano geográficamente, “Popeye”.
Enseguida cae el gol de Saprissa, error de marca del mismo Lula Montero quien deja cabecear a Jairo; remacha Alpízar; rechaza Alfaro y la hunde Celso y solo nueve minutos después, de nuevo Jeaustin reza esta vez las letanías, cuando el silbatero Vinicio Mena se inventa un penal, luego de que Jervis Drummond va a la pelota para frenar incursión de Pablo Herrera y como consecuencia de la largada y no de la pierna de Jervis, el joven manudo cae.
Fausto González monta su show suramericano, pero Cristian Oviedo lo deja estático con remate seco a una esquina (1-1).
En la segunda parte, la Liga suple su falta de capacidad para bloquear a un equipo que es superior futbolísticamente (y esto no es culpa de nadie), con amor, garra de león y pierna y luce mejor que el Saprissa, pero el ansia no los deja terminar una cuarteta de excelentes incursiones ofensivas, básicamente por la ansiedad a la hora del servicio de Herrera y Sils .
Saprissa igual muestra lo suyo cuando se junta y toca y por ahí Borges eleva el triunfo a pase certero de Paté; el propio Centeno casi anida de tiro libre hasta que llega la acción final que decide el juego. Pablo Herrera pierde la bola con Centeno en una salida eriza, se devuelve y empuja al cerebro morado y prácticamente le dice en el minuto 92.
“Tome y métalo”.
Y el 10 de la Selección Nacional lo hizo con remate magistral, imposible para el vuelo de águila de Wardy.
Con el corazón roto por su desconcentración, Pablo Herrera se desquitó con quien no debía y provocó el caos.


Alto voltaje

El clásico fue lucido en la cancha y deslucido fuera de ella; finalmente el parsimonioso Marcelo Herrera perdió la compostura y por primera vez en Costa Rica “se le salió el argentino”.
Un duelo verbal con su colega Jeaustin Campos, con cara “de yo no fui”, estuvo a un tris de pasar del verbo a lo físico pero los equipos de seguridad lo impidieron. Los dos entrenadores fueron expulsados y la confrontación se recalentó.
El 1-1 probablemente hubiese logrado que el clásico terminara entre abrazos, pero el gol de Centeno hizo explotar la sangre; quizá alguno de los morados habló más de la cuenta e hirió el sentimiento del —en ese preciso instante—, “fracasado” y llegó la gresca.


1 Alajuelense
Wardy Alfaro; Cristian Montero, Giancarlo González (Juan Ignacio Sils, al 57’), Rudy Dawson, Carlos Castro, Cristian Oviedo, Elías Palma (Ariel Rodríguez, al 27’), Yendrick Ruiz (Jean Carlo Solórzano, al 46’), Pablo Herrera, Nicolás Hernández, Mauricio Mora.
D.T. Marcelo Herrera.

2 Saprissa
Fausto González, Armando Alonso (Michael Barrantes 75’), Jervis Drummond, Víctor Cordero, Alexander Robinson, Andrés Núñez, Fernando Paniagua (Ariel Santana, al 82’), Walter Centeno, Celso Borges, Alejandro Alpízar (José Luis Cordero, al 65’), Jairo Arrieta.
D.T. Jeaustin Campos

Goles: Borges (33’) y Centeno (92’) para Saprissa; Oviedo (42’), de penal para Alajuelense.
El mejor: Walter Centeno
Arbitraje: Vinicio Mena. Regular
Asistentes: Marvin Ramírez y Octavio Jara.
Expulsados: Herrera y Campos (técnicos)
Estadio Eladio Rosabal. Sábado 7, 8 p.m.

Ver comentarios