Nuria Marín

Enviar
Lunes 6 Junio, 2011


Creciendo [email protected]
Censo, política y otros detalles

En pocos países el censo es más político que en los Estados Unidos. De hecho, la obligación de hacer esta medición cada diez años, la que resulta de la interpretación del artículo 1 de la Constitución Política.
La razón de su importancia es bien sencilla. Están en juego la definición de cuáles estados pierden o ganan curules en la Cámara de Representantes, cuyas plazas se definen en función del aumento o disminución de la población de los estados.
El aumento o disminución de curules, va más allá de un mayor o menor número de representantes, tiene una incidencia político electoral pues cada plaza significa un voto electoral en el sistema del Colegio Electoral que es el órgano que en definitiva elige al Presidente.
El último censo realizado fue en 2010 y tendrá relevancia para las próximas elecciones de 2012 en la que se elegirá o reelegirá el Presidente, van a votación las 435 plazas de la Casa de Representantes y un tercio del Senado.
En un país en que los estadounidenses cambian de lugar de residencia en promedio cinco ocasiones en su vida, entre otras razones por los ciclos y variables de la economía, esta medición puede resultar de una gran volatilidad política para los estados.
Los grandes ganadores de este censo, son los estados de Texas con el mayor incremento de población lo cual le deviene en un aumento de cuatro puestos y la Florida que suma dos.
Este último dato es especialmente relevante, pues la Florida ha sido determinante en las últimas elecciones presidenciales especialmente en la histórica de 2000 en que George W. Bush ganó el estado por menos de 600 votos y con estos votos electorales la Presidencia.
Entre los estados que perdieron población y plazas están los del Ohio (-2), Nueva York (-2) y Michigan (-1), lo cual no es de extrañar dado el impacto de la reciente crisis económica y financiera en estos estados al que se agrega una pérdida de competitividad de industrias importantes en la región noreste como la automotriz.
Otro dato interesante es la confirmación de la importancia de los hispanos, 50,5 millones de los 308,7 millones (16%) ratificándose como la minoría más importante en el país, cuyo poder y representación política ha venido creciendo especialmente en estados claves para las próximas elecciones como Texas, Florida, Arizona y Nevada.
En Costa Rica hemos hecho una excelente inversión con el censo que se inició la semana pasada pues de la recolección de los cuestionarios se tendrá valiosísima información que servirá para tomar relevantes decisiones en planificación, inversión social y de infraestructura, entre otras.
Al igual que en Estados Unidos, sus resultados tendrán consecuencias políticas, pues si bien no hay una relación directa como en un sistema de distritos electorales, tendrán más posibilidades de llevar diputados o diputadas a la Asamblea aquellas regiones con mayor población.

Nuria Marín