Enviar
Cementerio ancestral se escondía en Tres Ríos
Sitio data de entre 1.000 y 1.200 años después de Cristo y contiene 32 sepulturas

Un cementerio indígena de 900 metros cuadrados se escondió durante años en Tres Ríos, hasta que salió a la luz hace poco más de dos meses.
El complejo funerario data de entre 1.000 y 1.200 años después de Cristo, y está compuesto por una serie de tumbas que han maravillado por su arquitectura y formación.
Su hallazgo se dio debido a unos trabajos de construcción que se iban a hacer en el lugar que es propiedad de una mujer de nacionalidad belga, y ahora su excavación está en manos de los expertos del Museo Nacional.
Hasta el momento se han descubierto muestras de carbono y 32 sepulturas o también llamadas “tumbas de cajón” de diferentes tamaños, que fueron elaboradas con lajas y piedras de río.
Estas tumbas han llamado la atención por el trabajo y detalle que pusieron los aborígenes en su arquitectura y en la combinación de materiales para elaborarlas, ya que hasta el momento se habían descubierto otras pero “más sencillas”.
Además, porque dejaron a la luz que esa población colocaba las osamentas de sus seres queridos por niveles y en grupos al lado de las ofrendas, pero le daba más importancia a esas últimas, porque ocupaban hasta un 90% del espacio destinado para los fallecidos, según Maritza Gutiérrez, arqueóloga a cargo de la excavación.
Con la remoción de tierra, los expertos también hallaron la mayor parte de la osamenta de 26 individuos entre infantes, jóvenes y adultos, y dientes de animales como ratones comunes y tepezcuintles.
Asimismo cinco artefactos de piedra y 98 de cerámica, entre estos últimos hay vasijas de hasta 30 centímetros de diámetro, ollas, escudillas, platos moldeados y figuras trípodes zoomorfas como lagartos, monos y zorros, entre otros.
Los trabajos en el sitio continuarán durante dos semanas más, y en ellos los expertos extraerán la mayor parte de la evidencia para enviarla a un laboratorio de investigación y determinar algunas otras características de la población que habitó la zona.
En el caso de las muestras de carbono se enviarán a Florida, Estados Unidos, para que sean sometidas a las pruebas de Carbono 14, que determinarán la fecha exacta del sitio funerario.

Carolina Barrantes
[email protected]
Ver comentarios