Cautivo entre claquetas
Enviar

Esteban Ramírez

Cautivo entre claquetas

Desde que tomó una cámara en sus manos, se enamoró de ella

El sueño de toda persona es hacer realidad su ideal profesional y en Costa Rica el cineasta nacional Esteban Ramírez se encamina a ser uno de los directores más influyentes y laureados del país.

201403282327380.n5.jpg
Para Esteban, encontrar un tema para una película es como encontrar el amor, porque no está en todas las esquinas. Gerson Vargas/La República
Dirige con pasión y liderazgo, denota complicidad con sus personajes y está claro en sus acciones como capitán del barco. Así, es como se desenvuelve diariamente Esteban, mientras rueda cada una de las escenas de sus producciones.
Actualmente, se encuentra grabando su nuevo largometraje “Presos”, el tercero en su historial y el cual pretende tener listo a finales de año. Con este, pretende que el público nacional e internacional conozca cómo se puede estar preso, sin tener que estar en una cárcel.

¿En qué momento se decidió por el cine?
Siempre tuve ese sueño imposible de hacer películas, pero fue en quinto año de colegio en el anuario, cuando dije que iba a estudiar cine; pero lo que estudié fue comunicaciones en la UCR. Fue ahí donde comencé a agarrar cámaras y a hacer mis propios trabajos. Fue un enamoramiento total.

¿Qué lo motivó a ser cineasta?
Lo que inició el sueño, fue cuando vi un documental de mi papá “Los Presos”, porque me emocionó y me dio mucho sentimiento; y lo que ya me lo confirmó fue mi primer cortometraje “Rehabilitación concluida”, en el 98, me sentí cómodo al adaptar un libro y contar la historia, dirigiendo actores, sentí que yo podía.

¿Siempre fue un líder?
Yo creo que el líder no nace, se hace. Yo me preparo mucho y cuando llego al set vengo con muchas ganas de trabajar, y creo que eso me da la autoridad para poder liderar. Hay que tener una personalidad como el agua, ser tranquilo; me gusta la armonía en el set.

¿Cómo define es su forma de ser?
Me gusta compartir con la gente, me gusta tener retos y el cine me exige cada vez más, trato de hacer las cosas bien, de llevar una vida balanceada. Hay que tener claro que lo que uno hace, no lo define, es importante tener otras pasiones porque si algo sale mal, le puede afectar emocionalmente.

¿Es Esteban un buen jefe?
Diay creo que sí, porque veo a la gente con una sonrisa en mis sets y si la gente está sonriente es por algo, pero creo que eso deberían decirlo los que han trabajando conmigo.

¿Cómo fue el inicio?
Duro, muy duro. “Caribe” fue un proyecto ambicioso y el día de inicio de grabaciones, no había un solo patrocinador. Además, el cine se nutre del mercado y Costa Rica tiene un mercado pequeño y si le agregamos que no tenemos Ley de Cine, todavía es más difícil. He tomado muchos riesgos financieros; lo que me ayudado es la pasión y el amor por el país.

¿Cómo maneja tantas personas en un mismo lugar?
Hay un arte que es fundamental: la escogencia de las personas. No solo por separado, sino pensar cómo se van a ver juntas, porque al final de cuentas es una actividad donde hay un roce muy fuerte, diario, de 12 horas, y si no se crea un ambiente sano, la gente no va a dar el 100%, ni se va a sentir cómoda.

¿Cómo escoge los temas para sus películas?
Primero hay que buscar un tema que lo obsesione, que realmente se quiera contar. Un tema no sale fácil, es como encontrar el amor; porque no está en cada esquina, hay que caminar y conocer, llega con una mezcla de búsqueda y de estar en el momento adecuado.

¿Hubo tropiezos que lo hicieron dudar?
Tropiezos, dificultades económicas y falta de apoyo, todavía hay. Estoy sorprendido de la falta de apoyo que he tenido con esta película, teniendo los números de “Caribe” y más de “Gestación”; número 1 un mes seguido en los cines, rating de 30 puntos a las diez de la noche, haberla exportado a cuatro cadenas internacionales de televisión. Hay momentos donde me he cuestionado si vale la pena seguir arriesgando.

¿Cuál ha sido su mayor reto?
No desfallecer en los momentos complicados. Con “Caribe” fue complicado porque había cero patrocinios, cero fondos. Fue una película que tuvo logros, pero financieramente tenía números rojos. No lo veo como una pérdida, sino como una inversión, porque crecí y aprendí mucho.

¿Se vive del cine en Costa Rica?
No. Yo apenas estoy sobreviviendo, es muy difícil. Las entradas a los cines son muy baratas, el país es muy pequeño y a la vez caro. En las tiendas se vende un DVD que no existe, pirateado, si fuera guaro contrabandeado ya las hubieran cerrado; pero también es bueno que lo estemos haciendo, porque la gente vibra, yo lo vi en la sala de cine con “Gestación”.

¿Cómo se compite contra los fantasmas del cine?
Es la pasión, el amor al país, saber que hay gente que está esperando una película costarricense. Hay una satisfacción inmensa al saber que cuando la película se pase en HBO, los extranjeros podrán ver nuestro país y los nacionales tendrán la oportunidad de viajar a su país, por medio de la película.

¿Qué significado tienen “Caribe” y “Gestación”?
Son dos películas que espero hayan sido importantes para mi país, que hayan ayudado a que la gente comience a interesarse y a querer más nuestro cine. También, son el reflejo de mi amor por el país y espero que calen y ayuden a la sociedad.

¿Siente que está en su mejor momento?

201403282327380.nn.jpg
Creo que sí, pero veo menos apoyo de los patrocinadores, entonces para mí sigue siendo difícil. Sí me siento mucho más maduro, preparado para enfrentar las dificultades y el trajín que lleva producir y dirigir una película.

¿En qué etapa está la grabación de “Presos”?
Exactamente en la mitad, siempre el grupo es el primer espectador de la película y si uno ve que están felices, normalmente es un buen signo. Estoy muy contento con la protagonista, Natalia Arias, ella es la que lleva en sus hombros la película y lo está haciendo maravillosamente. Le estoy sacando todo el talento que tiene.

¿Qué ha sido lo mejor de su vida?
Mi familia, ya con eso soy muy afortunado y ellos son los que me han dado las alas para haber arriesgado y cumplido mis sueños; ese apoyo fue lo mejor. En mis películas temáticamente soy profamilia.

¿Qué le falta por hacer?
Familia, tener hijos, un proyecto de vida con una mujer; pero es algo que no se puede forzar, siento que tiene que nacer de una forma natural. Trato de llevar la vida como me la va dictando el destino, en este momento me siento preparado para tener una familia y hacerlo bien.

Tatiana Fernández
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios