Castro sacude gobierno cubano
Enviar
Presidente isleño realiza cambios en casi una docena de ministerios
Castro sacude gobierno cubano

Fuertes figuras de su gabinete como Pérez Roque y Lage afectados por modificaciones

La Habana
EFE

Raúl Castro, presidente de Cuba, ha acometido una profunda reestructuración del Poder Ejecutivo que incluye la salida del canciller Felipe Pérez Roque, la reducción de las funciones del vicepresidente del Consejo de Estado Carlos Lage y cambios en casi una docena de ministerios.
Tal y como anunció al asumir la presidencia en febrero de 2008, Raúl Castro comienza a cambiar la Administración estatal y para ello no ha dudado en introducir modificaciones en once carteras, fusionar cuatro en dos y sustituir a algunas de las principales figuras de su gabinete.

La decisión del general Castro fue difundida por la televisión cubana tras ser adoptada ayer en una reunión del Consejo de Estado, el principal órgano de dirección del país.
Un boletín oficial explicó en que los cambios se han producido en “consonancia” con el compromiso asumido por el presidente de reducir y reestructurar la Administración.
Además, “se convino en la necesidad de continuar estudiando la actual estructura del Gobierno con el objetivo de reducir gradualmente su envergadura y elevar su eficacia”, según la nota.
El cambio implica el nombramiento de ocho nuevos ministros y la fusión de cuatro carteras en dos nuevas, así como la destitución de dos vicepresidentes del Consejo de Ministros y de su secretario ejecutivo, Carlos Lage.
Pérez Roque es sustituido por el viceministro primero de Exteriores, Bruno Rodríguez, y el vicepresidente del Consejo de Ministros y titular de Economía, José Luis Rodríguez, fue relevado por Marino Murillo, hasta ahora al frente de Comercio Interior.
Lage sigue siendo vicepresidente del Consejo de Estado, principal órgano de dirección del país, pero abandona la Secretaría Ejecutiva del Consejo de Ministros, donde fue nombrado el general José Amado Ricardo Guerra, hasta ahora jefe de la Secretaría del Ministro de las Fuerzas Armadas.
La nota oficial recuerda que ese cargo “no constituye legalmente una instancia con facultades de decisión en materia gubernamental, ni se le atribuye protagonismo alguno en la dirección del Gobierno”.
La decisión implica la salida del Gobierno de siete ministros, incluido el vicepresidente Otto Rivero, encargado de la “Batalla de Ideas”, como se denomina a la estrategia lanzada por el ex presidente Fidel Castro para recuperar “los valores de la revolución” tras el caso del balserito Elián González (1999-2000).
Esos programas quedan bajo la “coordinación y control” de Ramiro Valdés, promovido recientemente al cargo de vicepresidente del Consejo de Ministros y ministro de Informática y Comunicaciones.

Ver comentarios