Casi lista nueva propuesta para ruta a San Ramón
Esta es la propuesta de la nueva carretera a San Ramón que pretende impulsar el Foro Nacional y que fue presentada el año anterior. /La República
Enviar

Construir carretera costaría cerca de $470 millones

Casi lista nueva propuesta para ruta a San Ramón

Financiar proyecto por medio de fideicomiso, sería la apuesta

Está en camino una propuesta para rescatar la ampliación de la carretera entre la capital y San Ramón.
La salida será financiar su construcción mediante un fideicomiso.
Modernizar la ruta a occidente permitiría mejorar la infraestructura para 87 mil conductores que utilizan la vía a diario.

201403102246350.n55.jpg
El próximo sábado 15 de marzo finaliza el plazo dado por la presidenta Laura Chinchilla para que el nuevo plan de la carretera sea concluido, casi un año después del fallido contrato con OAS.
Reducir el tiempo de viaje entre la capital y San Ramón a menos de 45 minutos es el primer beneficio que se busca con la nueva carretera.
Por otra parte, el reciente conteo de vehículos realizado como parte de la nueva propuesta que trabaja el Gobierno reveló que la ruta es utilizada por unos 87 mil conductores cada día, quienes sentirán un ahorro importante en el consumo de combustible.
Las características de la nueva vía pretenden incentivar el desarrollo de un proyecto que agilice el transporte de mercancías entre occidente y el Caribe.
Se busca también activar el turismo en la zona y contribuir con el crecimiento económico de los cantones de San Ramón, Grecia, Valverde Vega, Palmares y Naranjo.
La carretera tendrá ocho carriles entre la Circunvalación y el aeropuerto Juan Santamaría para garantizar una velocidad promedio de tránsito de 110 kilómetros por hora a quienes viajan por la ruta.
Luego tendrá cuatro carriles desde la terminal aérea hasta San Ramón, con el fin de mejorar las condiciones de tránsito, y dotar a la zona de una vía segura por las próximas tres décadas.
El proyecto sería impulsado por medio de un fideicomiso que se dividirá en dos etapas.
Durante la primera fase se buscarían recursos de un banco del Estado por unos $450 millones para iniciar el proyecto y la construcción de la carretera.
En la segunda fase se buscarían recursos de instituciones del Estado y fondos de pensiones para concluir la ruta y garantizar el mantenimiento adecuado.
“Estamos con todo el proyecto prácticamente listo, la ruta costaría entre $350 millones y $470 millones, se hará por medio de un fideicomiso que garantice la sostenibilidad del proyecto”, explicó Paul Brenes, líder comunal que trabaja en la propuesta.
Además de grupos de vecinos de las comunidades de occidente, en la conformación de plan definitivo trabajan colegios profesionales, el Laboratorio de Materiales de la UCR, Conavi y otras instituciones del Gobierno.
La propuesta contempla la construcción de puentes, intersecciones y ampliaciones en las autopistas General Cañas y Bernardo Soto.
Para determinar los costos finales de la ruta se requieren los diseños que se harían en los próximos meses como parte de la primera etapa del proyecto.
Aunque el Gobierno cuenta con los diseños y planos hechos por OAS como parte del antiguo contrato de concesión, no se usarán en todos los casos ya que son diferentes a lo que planeta la nueva estrategia.
De hecho, el viernes vence el plazo para indemnizar a OAS con el pago de $35 millones para dar por terminado el fallido contrato de concesión que fue frenado en abril del año anterior.
Empero, también vence el plazo para que se presente formalmente la nueva propuesta con la que se pretende construir la ruta.
Construir la vía resulta un reto impostergable para la próxima administración, que también debe lidiar con otros temas sensibles en materia de infraestructura como la carretera Bajos de Chilamate – Vuelta de Kooper, la nueva ruta a San Carlos y la terminal de contenedores en Moín.

Manuel Avendaño
[email protected]
@MavendanoLR

Ver comentarios