Enviar
Cartaginés como el cangrejo
Santos ganó, pero pudo haber goleado sin problemas

La magia y esperanza con la llegada de Odir Jacques al banquillo del Cartaginés se disipa muy rápido, ya que el equipo lo que suma son derrotas, al punto que ya está fuera de zona de clasificación.
Ahora fue Santos el que le ganó, el marcador fue de 3 a 2, pero era digno de un 5 ó 6 a 2, ya que los guapileños se dieron el gusto, sobre todo en la segunda parte, de fallar goles.
En la primera parte las acciones fueron parejas en un partido muy abierto, donde las desconcentraciones defensivas se pagaron muy caro, al punto de generarse cuatro anotaciones.
El regreso del mexicano Erick Ponce le dio posesión y orden a los brumosos y de sus piernas salió el centro que de cabeza conectó Paolo Jiménez, para a los 5 minutos poner a ganar a los visitantes.
Buen inicio, pero la alegría fue efímera, ya que a los 9 minutos ya estaba igualado, por parte del novel Raymond Salas.
El arquero brumoso salió lesionado y en su lugar ingresó Erick Sánchez, quien sufrió con la metralla santista, pese a que a los 24 minutos, de nuevo Paolo, adelantó a Cartaginés con el 2 a 1, al llegar en solitario a un pase de Pablo Brenes.
Pero el destino no quería que la alegría fuese por largo rato, ya que Mario Víquez recuperó la pelota, avanzó, calculó y remató, para sentenciar el 2 a 2.
En la complementaria, apenas a los 2 minutos, el recién ingresado Kenneth Dixon de gran voltereta selló el 3 a 2. Un golazo.
Odir Jacques, fiel a su estilo, mandó el equipo adelante, eso sí, a puro corazón y fuerza, sin idea de juego, lo que generó que en defensa solo quedara Danny Fonseca contra el mundo.
Nadie marcaba y eso era de fiesta, las llegadas eran por el centro, los costados, por alto y por bajo, pero ninguna entraba, por la pésima puntería de los santistas. Al final no fue necesario, el marcador les fue favorable y sumaron de tres.

Cristian Williams Méndez
[email protected]

Ver comentarios