Cartagena frenética ante Cumbre de Américas
Enviar
Cartagena frenética ante Cumbre de Américas

Mientras se vaciaba de turistas y vendedores ambulantes, la súper protegida Cartagena de Indias vivió el viernes una frenética actividad con la llegada de los presidentes, entre ellos el estadounidense Barack Obama, y reuniones previas a la VI Cumbre de las Américas.
Esa intensidad contrastó con calles vacías de gente común, que ha visto restringidos sus paseos en la que a diario es una urbe bulliciosa, como corresponde a cualquier lugar del Caribe, hoy bajo el ojo atento de 20.000 policías.

Ya en los dos últimos días habían llegado a Cartagena algunos presidentes, entre ellos el chileno Sebastián Piñera y el mexicano Felipe Calderón, pero el primero en hacerlo fue el boliviano Evo Morales.
Y tras una procesión de mandatarios arribó el más esperado: Barack Obama.
El presidente estadounidense llegó cargado de mensajes sobre Latinoamérica, pero descartó que pueda considerar en la Cumbre de las Américas de Cartagena la despenalización o la legalización de las drogas en su país.
"EE.UU. no va a legalizar ni a despenalizar las drogas ya que hacerlo tendría graves consecuencias negativas, en todos nuestros países, en cuanto a la salud y la seguridad públicas", ratificó Obama en una entrevista que publica hoy el diario bogotano El Tiempo y otros diarios de América.
"Es más, legalizar o despenalizar las drogas no eliminaría el peligro que plantea el crimen organizado trasnacional", sostuvo el gobernante norteamericano, aunque aceptó la legitimidad del debate al problema del narcotráfico en la cita continental de este fin de semana, por la frustración de gobiernos y sociedades en los resultados de la lucha contra el narcotráfico.
Varios países de la región, entre ellos Colombia, propusieron integrar a la agenda de la VI Cumbre de las Américas el problema de la lucha contra las drogas y la inclusión de Cuba en el foro hemisférico.
"Creo que sostener este debate contribuirá a esclarecer esta propuesta y a reenfocar nuestra atención en las maneras en que podemos lograr el mayor progreso todos juntos", admitió Obama.
Sin embargo, consideró que el mejor uso del tiempo que él y los jefes de Estado y de Gobierno de los otros 32 países que asistirán a la cita es el de concentrarse en las responsabilidades mutuas y la cooperación regional.
"Como presidente, he dejado claro que en EE.UU. aceptamos nuestra parte de la responsabilidad con respecto a la crisis, que tiene su raíz en la demanda existente por las drogas, incluyendo EE.UU.", admitió luego.
La cita cartagena, dijo Obama, será una oportunidad para aumentar la cooperación regional para que los narcotraficantes y los cárteles "no tengan sitio disponible para esconderse"
El presidente estadounidenses señaló que la cooperación incluye "ir adelante con la Iniciativa de Seguridad de la Cuenca del Caribe", presentada en la Cumbre de 2009, y "hacer más para apoyar a las naciones de América Central y su estrategia regional para promover la seguridad ciudadana".
En cuanto a Cuba, afirmó que mantiene su política hacia la isla, de cuyos líderes dijo que "no han mostrado interés alguno en modificar su relación con EE.UU. ni tampoco ninguna disposición de respetar los derechos democráticos y humanos del pueblo cubano".
Obama dijo que el pueblo cubano tendrá algún día la libertad para decidir su destino y que él, en espera de ese momento, mantendrá el compromiso de apoyarlo en su deseo de determinación y de ayudarlo a que sea menos dependiente de un Estado que les niega los derechos universales.
En la entrevista, el gobernante estadounidense también rechazó que su país haya colocado a América Latina en un segundo plano y que la región sea ahora más de interés para China, India e, incluso, Irán.
"Los pueblos y los países de América Latina son vitales para el progreso que buscamos en EE.UU., en toda la región, o alrededor del mundo", defendió Obama.
En este contexto, apuntó que casi la mitad de las exportaciones latinoamericanas tienen como destino Estados Unidos y sólo un 8% va a China.
Según él, Estados Unidos tiene que competir en el continente, y citó los tratados de libre comercio (TLC) con Colombia y Panamá, y los avances para completar el Acuerdo Estratégico TrasPacífico de Asociación Económica, entre cuyos fundadores están Chile y Perú.

Cartagena/EFE

Ver comentarios