Carreras cortas se someterán a prueba de calidad
“Iniciar el proceso de afiliación significa que se compromete con los valores y los principios de calidad académica”, explicó Rosa Adolio, directora del Sinaes. Sian Rodríguez/La República
Enviar

Institutos parauniversitarios buscan acreditación del Sinaes

Carreras cortas se someterán a prueba de calidad

Cursos libres escapan a competencias de regulación por falta de ley


Al igual que lo hacen las universidades, los institutos parauniversitarios podrán garantizar la calidad académica de sus carreras.
El proceso se inició a finales del año anterior en el Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (Sinaes).
A la fecha hay dos instituciones afiliadas: el Colegio Universitario de Cartago (CUC) y la Escuela Técnica Agrícola Industrial (ETAI).

201411132337560.n44.jpg
No obstante, hay otros cuatro institutos con carreras en proceso de autoevaluación. Lo anterior constituye el primer paso para ingresar al sistema.
La acreditación cubriría únicamente las carreras de diplomado.
“Iniciar el proceso de afiliación significa que se compromete con los valores y los principios de calidad”, explicó Rosa Adolio, directora del Sinaes.
El Politécnico Internacional es uno de los institutos que se encuentran en esta fase, debido a que están conscientes de que es un elemento diferenciador en el mercado.
“Teniendo como norte la calidad de nuestras carreras, hemos entrado en el proceso previo a la acreditación con Sinaes, empezando con la autoevaluación de las carreras que nos ha permitido actualizar nuestros programas de estudio, los cuales han sido enviados este mes de noviembre ante el Consejo Superior de Educación, para su debida autorización”, explicó Henry Rodríguez, director del Instituto Politécnico Internacional.
Otro de los institutos es Invenio, que actualmente ofrece carreras específicas para la zona de Guanacaste, aunque también cuenta con operaciones en San José.
“Nosotros tenemos un diplomado en operación y mantenimiento de plantas de energía y formamos trabajadores para empresas como el Instituto Costarricense de Electricidad. Mecánica electrónica, diseño en construcción, y diseño y fabricación también tienen alta demanda”, explicó Adrián Lachner, director de Invenio.
En el país existen 16 institutos de educación parauniversitaria, que ofrecen tanto diplomados como cursos libres.
En el caso de estos últimos, existe un consenso entre el sector empresarial, los propios institutos y el Ministerio de Educación Pública, de que deben ser regulados. El acuerdo quedó plasmado en un foro organizado por el Sinaes.
La regulación debe empezar por una definición de educación técnica, de acuerdo con los expertos.
Algunos empleadores la pueden percibir como una formación de segunda con respecto a la universitaria, debido a la falta de estructura.
Por ejemplo, hay cursos libres de técnicos dentales que duran tres meses, mientras que otros toman dos años, y esto genera desconfianza.
“Nosotros como empleadores no tenemos un parámetro que nos diga si es bueno o malo”, indicó Óscar Ramírez, de la Dirección de Recursos Humanos de la Caja.
Se estima que para los próximos cuatro años se requerirán 6 mil nuevos técnicos en el sector empresarial.
Para que haya una regulación, se requiere un proyecto de ley, pero el tema no ha ido más allá de una preocupación a lo interno del Consejo Superior de Educación, reconoció Danilo Morales, representante.

María Siu Lanzas
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios