Logo La República

Jueves, 19 de septiembre de 2019



NOTA DE TANO


Carmelita superó a la Liga anímica y futbolísticamente

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 16 abril, 2019

Bernald Alfaro, pieza determinante en el juego de los carmelos

En la Nota del pasado viernes, escribimos de la Disneylandia que se podía instalar a los ojos de Alajuelense, su mundo mágico, en caso de que Herediano y Cartaginés no triunfaran en sus respectivas visitas a Guápiles y Ciudad Quesada.

Si no triunfaban en sus complicadas visitas, a la Liga de nuevo se le abrían las puertas de la clasificación a las semifinales, dependiendo de ellos y sin esperar combinación de resultados de otros compromisos.

Ya los manudos habían gozado de esta facilidad aritmética antes de enfrentar a Saprissa en el clásico, pero el gol de Marvin Angulo les anuló la opción.

Resulta que San Carlos derrotó a Cartaginés, y Santos empató con Herediano, entonces los números se vuelcan de nuevo a favor del León, que, si vencía los tres juegos pendientes ante Carmelita, Herediano y Guadalupe, se clasificaba.

Pero, de nuevo, otra desilusión, frustración, nueva decepción para la feligresía manuda, que soportó una de las presentaciones más flojas de su equipo, incapaz de derrotar al sotanero de la clasificación, a pesar de que anotó antes del primer minuto de partido. El gol tempranero de Roger Rojas, que debió darles a los discípulos de Hernán Torres un marco de tranquilidad para desenvolverse en el resto del partido, no motivó al equipo, superado en el terreno de juego por un Carmelita más ordenado, más ansioso, con más sangre e, incluso, más inteligente para manejar la presión, dado que también estaba obligado a ganar para tener leve opción de evitar el descenso.

Alajuelense, con todo a su favor, fue incapaz de ordenarse y de concentrarse en busca del marco enemigo. Su zona creativa no carburó, con excepción del servicio mágico de Anthony López a Ro-Ro para que abriera la cuenta, lo contrario a un Carmelita más inteligente y con jugadores como Bernald Alfaro, José Pablo Zúñiga, Nextaly Rodríguez y Andrés Vargas, con mucha más claridad en la cancha que cómo se debían coordinar las cosas.

Hubo lapsos del partido en los que se observó a jugadores de Alajuelense estacionados, sin condición física y sin arrestos emocionales, superados futbolística y anímicamente por un Carmelita que debió eliminarlos, si Keylor Herrera pita el penal que le cometió Alex López a Bernald Alfaro en el minuto 89.

La Liga sigue viva de milagro; sobrevive por la irregularidad del torneo, preocupa, eso sí, su flojo desempeño en este juego que debió ser crucial.

[email protected]







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.