Carlos Slim avanza hacia división de su imperio
Enviar

Carlos Slim avanza hacia división de su imperio


La inversión en el sector de telecomunicaciones de México tiene una prima.
América Móvil SAB, la gigante telefónica del multimillonario Carlos Slim que está en proceso de división por presión de los organismos reguladores, creó en abril una compañía llamada Operadora de Sites Mexicanos SA para el manejo de 10.800 torres de telefonía móvil. Opsimex, como se conoce a la compañía, vendió la semana pasada $918 millones de deuda para contribuir a financiar la separación.
Se recompensa a los inversores por desplazarse sin garantía alguna desde América Móvil, una de las compañías más solventes de América Latina.
Los bonos a 10 años de Opsimex se vendieron con un rendimiento de 8%, 0,6 puntos porcentuales más que los de su empresa matriz. Se trata de una prima atractiva, dado que América Móvil seguirá dependiendo de las torres de Opsimex, al igual que competidoras en México como AT&T Corp.
El organismo federal que regula las comunicaciones declaró el año pasado que América Móvil, que controla alrededor del 80% de la telefonía fija y el 70%  los teléfonos móviles de México, tenía una posición dominante en su sector. El organismo regulador impuso sanciones que afectan las ganancias, de modo que la compañía de Ciudad de México toma medidas para acatar las disposiciones.

Acuerdo de AT&T
En el marco de su plan, Opsimex se escindirá de América Móvil y dependerá de un nuevo holding llamado Telesites. Una persona familiarizada con el tema dijo en junio que AT&T, que tiene sede en Dallas, trabajaba en la elaboración de un acuerdo de alquiler de las torres de México a Telesites. Una portavoz de AT&T se negó a hacer declaraciones sobre las conversaciones.
AT&T ingresó al mercado mexicano este año con la adquisición de Grupo Iusacell SA y Nextel México.
Opsimex vendió 3.500 millones de pesos de los pagarés de tasa fija a diez años en el marco de una venta mayor de 15 mil millones de pesos que también comprendió valores de tasa flotante a cinco años y bonos vinculados a la inflación a 15 años.
La calificación BBB- que Standard Poor’s otorga a los valores está tres niveles por debajo de la de América Móvil. Ello se debe en parte a que la nueva compañía tiene un mayor endeudamiento: su deuda neta es de 7,5 veces las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización, lo que puede compararse con un ratio de 2 veces en el caso de América Móvil, según S&P.

Bloomberg

Ver comentarios