Logo La República

Lunes, 24 de junio de 2024



NACIONALES


Carlos Alvarado mejora confianza de los consumidores

Brandon Flores bflores@larepublica.net | Jueves 31 mayo, 2018




La llegada de Carlos Alvarado a la Presidencia disminuyó la desconfianza de los consumidores en la economía en cuatro puntos porcentuales, en comparación con el trimestre pasado.

Hoy un 45% de la población tiene buenas perspectivas del presente nacional en esta materia, de acuerdo con el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) de la UCR con datos a mayo.

Lea más: Elecciones llenan de incertidumbre confianza del consumidor

A pesar de esto, los expertos no tiran las campanas al viento, pues la mayoría de los costarricenses aún sienten dudas sobre temas macroeconómicos.

Tras la toma de posesión de Laura Chinchilla en 2010 y de Luis Guillermo Solís hace cuatro años, los consumidores estaban en un nivel superior al 50% (limite para considerar un ambiente positivo).

Incluso en la administración de Óscar Arias el porcentaje era más alto que el actual.

Aspectos como el desempleo, tasas de interés y las dudas referentes al déficit fiscal, son las principales preocupaciones para los costarricenses, indica el informe.

La sorpresiva llegada de Fabricio Alvarado a la segunda ronda electoral y que gran parte de la atención previa a las elecciones se centrara en la postura de la Corte Interamericana de Derechos Humanos hacia las personas LGTBI, pesó en ver estos resultados más bajos.

Lea más: Confianza de consumidores se nubla ante incertidumbre electoral

“Pareciera que cuando hay una segunda ronda electoral, la confianza se fortalece después de conocer al ganador. Esto se ve más marcado si se toma en cuenta el trimestre previo (febrero a mayo) de los últimos dos procesos electorales, estos siempre inyectan dosis de positivismo a los consumidores”, explicó Johnny Madrigal, investigador del ICC.

En la previa de la segunda ronda hubo bastante incertidumbre debido a que se dejó de lado la discusión de propuestas sobre soluciones a problemas sociales y económicos por debatir aspectos de inclusión sexual.

Es decir, mientras progresistas liberales y religiosos conservadores centraron la atención y discusión en un tema de otorgamiento de derechos humanos, el impacto de las propuestas para mejorar el rumbo del país se vio disminuido, lo que probablemente no contribuyó a fortalecer la confianza como sucedió en otras elecciones.

Los datos revelados ayer muestran que la percepción de los costarricenses hacia la reducción de la pobreza y el desempleo es favorable, es decir, cada vez más consumidores piensan que esos indicadores se mantendrán o disminuirán.

El ICC de mayo sirvió para corroborar que la población calificó de mala la gestión del expresidente Solís (49,3%), por lo que la administración Alvarado tendrá la tarea de limpiar su imagen para revitalizar la confianza y por ende el consumo en la sociedad.

“El nuevo gobierno debe preocuparse por generar empleo de calidad; cuando una persona cuenta con un trabajo digno su optimismo se dispara y es probable que empiece a dinamizar la economía consumiendo más y estimulando el crecimiento económico”, aportó Roxana Morales, economista de la Universidad Nacional.

La medición se realiza cada tres meses, por lo que la próxima contará con la percepción de los ticos sobre los primeros 100 días de Alvarado. La llegada de Carlos Alvarado a la Presidencia disminuyó la desconfianza de los consumidores en la economía en cuatro puntos porcentuales, en comparación con el trimestre pasado.

Hoy un 45% de la población tiene buenas perspectivas del presente nacional en esta materia, de acuerdo con el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) de la UCR con datos a mayo.

A pesar de esto, los expertos no tiran las campanas al viento, pues la mayoría de los costarricenses aún sienten dudas sobre temas macroeconómicos.

Tras la toma de posesión de Laura Chinchilla en 2010 y de Luis Guillermo Solís hace cuatro años, los consumidores estaban en un nivel superior al 50% (limite para considerar un ambiente positivo).

Incluso en la administración de Óscar Arias el porcentaje era más alto que el actual.

Aspectos como el desempleo, tasas de interés y las dudas referentes al déficit fiscal, son las principales preocupaciones para los costarricenses, indica el informe.

La sorpresiva llegada de Fabricio Alvarado a la segunda ronda electoral y que gran parte de la atención previa a las elecciones se centrara en la postura de la Corte Interamericana de Derechos Humanos hacia las personas LGTBI, pesó en ver estos resultados más bajos.

“Pareciera que cuando hay una segunda ronda electoral, la confianza se fortalece después de conocer al ganador. Esto se ve más marcado si se toma en cuenta el trimestre previo (febrero a mayo) de los últimos dos procesos electorales, estos siempre inyectan dosis de positivismo a los consumidores”, explicó Johnny Madrigal, investigador del ICC.

En la previa de la segunda ronda hubo bastante incertidumbre debido a que se dejó de lado la discusión de propuestas sobre soluciones a problemas sociales y económicos por debatir aspectos de inclusión sexual.

Es decir, mientras progresistas liberales y religiosos conservadores centraron la atención y discusión en un tema de otorgamiento de derechos humanos, el impacto de las propuestas para mejorar el rumbo del país se vio disminuido, lo que probablemente no contribuyó a fortalecer la confianza como sucedió en otras elecciones.

Los datos revelados ayer muestran que la percepción de los costarricenses hacia la reducción de la pobreza y el desempleo es favorable, es decir, cada vez más consumidores piensan que esos indicadores se mantendrán o disminuirán.

El ICC de mayo sirvió para corroborar que la población calificó de mala la gestión del expresidente Solís (49,3%), por lo que la administración Alvarado tendrá la tarea de limpiar su imagen para revitalizar la confianza y por ende el consumo en la sociedad.

“El nuevo gobierno debe preocuparse por generar empleo de calidad; cuando una persona cuenta con un trabajo digno su optimismo se dispara y es probable que empiece a dinamizar la economía consumiendo más y estimulando el crecimiento económico”, aportó Roxana Morales, economista de la Universidad Nacional.

La medición se realiza cada tres meses, por lo que la próxima contará con la percepción de los ticos sobre los primeros 100 días de Alvarado.


NOTAS RELACIONADAS


Tipo de cambio y alza en combustibles hacen disminuir confianza del consumidor

Miércoles 30 agosto, 2017

Desde el punto de política social, el 46,3% espera que el desempleo aumente en el próximo año.

Confianza del consumidor

Martes 07 abril, 2009

La evidencia empírica, como se dice en la jerga económica, nos ha demostrado, así como la teoría económica, que en momentos de crisis serias como la depresión...







© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.