Alvaro Madrigal

Alvaro Madrigal

Enviar
Jueves 8 Noviembre, 2012


Los hermanos Calderón Guardia nunca abrieron las instancias del Partido Republicano a la derecha conservadora. Calderón Fournier sí


Carantoñas de y hacia la derecha

¿Con cuál de las tantas veleidades del Lic. Otto Guevara Guth habrá encontrado afinidad don Rafael A. Calderón Fournier para forjar con él un concierto de voluntades en procura de una candidatura presidencial única para los comicios de 2014?
¿Sería acaso que los hermana y los acerca la plataforma claramente neoliberal del Movimiento Libertario del que don Otto hace de amo y señor? ¿O será alguna otra bandera de las varias que el tres veces fallido candidato presidencial ha enarbolado para anudarse con otros partidos, con Liberación Nacional por ejemplo?
¿Será que están frescas en la memoria de Guevara las profesiones de fe neoliberal de que ha venido dando muestras desde hace varios lustros la Unidad Social Cristiana, las que ahora reverberan como esperanzas de una nueva primavera del neoliberalismo —más allá de los Arias— abrazando a Calderón?
Comparto la necesidad de conformar una plataforma común entre las corrientes políticas que ven como un grave peligro para la democracia la prolongación del mandato de gobierno a Liberación Nacional, particularmente bajo la dinastía de los Arias.
Ha de ser con una candidatura de probados quilates morales e intelectuales con la respuesta para los cuatro o cinco problemas más angustiosos que desvelan a la sociedad costarricense y con una visión de desarrollo económico cargado de justicia social.
Hubiera querido ver a don Rafael Angel empeñando su innegable liderazgo en el PUSC para devolver al país a los cauces de los que lo sacaron los neoliberales.
Tal y como lo concibió Calderón Guardia: “Estudié, no los medios de despojar a unos para darles a otros, sino la necesidad de despertar en el seno mismo de la opinión pública, las fuerzas y direcciones que el pensamiento colectivo necesita seguir para encontrar una solución adecuada y pacífica del conflicto entre el capital y el trabajo, que no puede soportar un proceso de creciente desequilibrio sin causar la ruina de nuestra paz interna y enconar la lucha de los distintos grupos económicos que coexisten en nuestro medio social”. (“El gobernante y el hombre ante el problema social costarricense”, 1942).
Los antecedentes del Movimiento Libertario marcan su repulsión a la restitución del empoderamiento del Estado con las potestades adecuadas para organizar y estimular la producción y el más adecuado reparto de la riqueza y así procurar el mayor bienestar de todos los habitantes del país, según recoge el artículo 50 de la Carta Magna y que es orientación idónea para posibilitar la extensión y consolidación del ideario que inspiró la Reforma Social de Calderón Guardia.
Entonces, ¿qué afinidad encontró el Lic. Calderón en el movimiento que representa y determina el Lic. Guevara? Los hermanos Calderón Guardia nunca abrieron las instancias del Partido Republicano a la derecha conservadora. Calderón Fournier sí. A connotados liberales los hizo ministros, diputados, delegados a la Asamblea Nacional del PUSC. Ahí empezó la apostasía de éste. La alforja de hoy es parte de ese sino.
 

Alvaro Madrigal