Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 7 Octubre, 2015

¿Seguirá todo igual a como está ahora, con poca respuesta y ejecución presupuestaria?

Cantonales: no se votará en cascada

Cuando se votaba con tres papeletas en las elecciones nacionales, muchos electores daban uso al sufragio votando “en cascada”.
Marcaban la papeleta por su candidato presidencial favorito y su partido político y luego procedían a marcar las otras dos por la misma agrupación sin mucho pensamiento o preocupación por programas, ofertas o historia en los puestos.


Ahora que las elecciones para autoridades cantonales se independizaron de las otras dos, los que participan en el proceso (ha sido sumamente difícil predecir el porcentaje de elegibles que llegarán a las mesas) tendrán que prestar más atención a lo que antes fue la tercera papeleta.
Hay tres preguntas que surgen alrededor de lo que sería la motivación de los votantes de participar en el proceso el 7 de febrero del año entrante.
La primera es ¿habrá algún tema o necesidad local que es importante para el votante o serán los desafíos nacionales (por ejemplo, desempleo o alto costo de la vida) los que servirán para provocar al habitante votar por un candidato o partido en vez de por otro?
Si son temas locales los motivadores, entonces los partidos políticos cantonales pudieran prosperar en las urnas; si son preocupaciones o intereses de tipo nacional, entonces serán los partidos que cubren a todo el país los que podrían tener mayor éxito.
En muchos cantones la población votante es bastante pequeña y el candidato a algún puesto puede ganar con 2 mil o menos votos.
En el mismo cantón central de San José, en el pasado el alcalde ha ganado con 20 mil o menos votos. ¿Se darán a conocer en los cantones los candidatos? Esa es la segunda pregunta.
Si la respuesta es afirmativa pudiera ser que el voto se emitia por razones personalistas en vez de por algún tema u otro. El votante sentirá una conexión directa y personal con algún candidato y saldrá a sufragar para “ayudar al amigo o vecino”.
Los partidos políticos, nacionales o cantonales, tendrán que asignar fiscales a todas las mesas. Para los partidos locales, esto no será un reto importante, pero para algunos de los “nacionales” más pequeños esto podría ser un problema.
Y esa es la tercera pregunta: ¿los partidos políticos, todos, tendrán la capacidad de reclutar fiscales para todas las mesas? Y como corolario, en algunos de los cantones más lejanos en las mesas más rurales, ¿cómo les irá en el conteo a los partidos políticos que no logran poner fiscales en las mesas?
Se estará haciendo historia con las elecciones cantonales de febrero. La idea de descentralizar y cada vez dar más responsabilidad a los gobiernos locales ha sido un anhelo de muchos por décadas.
Al realizar una elección tan directa y separada se supone que las autoridades locales responderán más a los habitantes del cantón y menos a la Dirección Ejecutiva de un partido político en San José.
¿Será así? ¿O seguirá todo igual a como está ahora, con poca respuesta y ejecución presupuestaria?

Carlos Denton
[email protected]