Enviar
Ultima encuesta sobre trabajo infantil se realizó en 2001
Cantidad de niños obligados a laborar se desconoce

• Vacío estadístico impide conocer si este problema creció o disminuyó y en qué parte del territorio nacional se concentra

Pablo Mora
[email protected]

Siete años. Ese es el tiempo que ha pasado sin conocerse la cantidad de personas menores de 14 años que trabajan de manera forzada en el país.
Este rezago que se mantiene desde 2001 provoca que Costa Rica sea el único en Centroamérica en desconocer el número y el estado de los niños que se olvidan de los cuadernos y el uniforme por recibir un salario.
Después de aquel estudio, ni el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), ni ninguna otra institución volvió a desarrollar nuevas encuestas de niños trabajadores debido a la supuesta falta de financiamiento.
Esta situación ha limitado al Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC, por sus siglas en inglé
s), de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para desarrollar proyectos más exactos que impacten el problema de manera directa y tiendan a disminuir el número de pequeños envueltos en esta situación.
En contraste, los otros países de Centroamérica cuentan con cifras al día, lo cual les permite tener una idea del número, la situación económica y la ubicación geográfica de los pequeños que son forzados a laborar.
“La ausencia de datos hace que hablemos de conjeturas. Costa Rica es el único país de Centroamérica que no cuenta con indicadores aptos para conocer el estado del trabajo infantil”, expresó Guillermo Dema, coordinador subregional del IPEC.
La razón de este atraso estadístico es, aparentemente, la falta de recursos. Al menos ese es el argumento que exponen tanto el INEC y como el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.
“La última vez que hicimos esa encuesta de trabajo infantil fue financiada por la OIT. Hay que entender que este tipo de temas entran en lo que llamamos ‘módulos especiales’, que no forman parte de la Encuesta Nacional de Hogares que se hace todos los años, y que deben venir financiados”, justificó Jaime Vaglio, gerente del INEC.
Además, el retraso en la actualización de los datos sobre los niños que laboran se debe a que existen otras prio
ridades para el INEC, como la inseguridad ciudadana y el desempleo.
“Por supuesto que el tema del trabajo infantil es importante, pero otros tomaron más relevancia, como la cuestión del género. Nuestra capacidad de introducir temas en el cuestionario es limitada y también existen otras instituciones que realizan encuestas, así que la responsabilidad no es solo nuestra”, respondió Vaglio.
Por su parte, el Ministerio de Trabajo confirmó el faltante de recursos para realizar un nuevo estudio y reveló que están en negociaciones con el INEC para agregar siete preguntas sobre trabajo infantil en la Encuesta Nacional de Hogares de 2009.
“Realmente no podemos decir si hubo un aumento o disminución del trabajo infantil en todo este tiempo. Necesitamos ver ese comportamiento y dónde se está concentrando esta práctica, para atacarla directamente”, sostuvo Esmirna Sánchez, jefa del departamento de Erradicación de Trabajo Infantil del Ministerio de Trabajo.
Esta realidad inquieta también al Patronato Nacional de la Infancia, que clama por una actualización de los datos que permita conocer si esta situación viene en aumento o en descenso.
“Creemos que este es un tema que el Estado tiene que resolver. El Ministerio de Trabajo debe hacer un nuevo módulo en la Encuesta Nacional de Hogares que hace el INEC para mantener los datos actualizados”, señaló Mario Víquez, presidente ejecutivo del Patronato nacional de la Infancia.
Esta institución reconoció la dificultad de controlar cuántos de los niños que resguardan dejan atrás una explotación laboral, esto porque existen casos que no se denuncian, o bien, son callados por los mismos menores o su familia.


Ver comentarios