¡Campeonas!
Christie Rampone (3) y Abby Wambach (20) levantan la tercera Copa Mundial para Estados Unidos. ANDY CLARK-AFP/La República
Enviar

¡Campeonas!

Estados Unidos aplastó 5-2 a Japón en la final del Mundial y 16 años después vuelve a reinar

Estados Unidos reina nuevamente en el fútbol femenino.
Las norteamericanas, de la mano de Carli Lloyd, dieron cátedra en Canadá y tomaron revancha al golear 5-2 a Japón para levantar su tercer título mundial.
Un tiempo les bastó a las estadounidenses para acabar con el partido, o mejor dicho, 20 minutos cuando ya ganaban 4-0.
Les pasó la factura a las japonesas los nervios, y nada pudieron hacer ante la avalancha que se les venía encima, la campeona mundial se desmoronaba en un abrir y cerrar de ojos.
Dos jugadas a balón parado comenzaron la goleada. La primera un tiro de esquina rastrero atrás del punto de penal que sorprendió a la defensa asiática que nunca reaccionó, ahí apareció Lloyd y con un remate fuerte firmó su primer tanto de la final.
Era el minuto 3 y Estados Unidos ya tenía todo a favor, pero al 5 volvió a asomar la capitana y con un balón que se enredó en el área anotó su segundo gol.
Los golpes fueron mortales para Japón que no lograba reaccionar ante lo que estaba sucediendo. Las seleccionadas gringas subían como aviones, por las bandas, por el centro, estaban en todo lado. Entre Lloyd y Alex Morgan dominaban a placer el juego.
Un centro largo que no lo logró rechazar bien la defensa japonesa y lo cazó en la caída Lauren Holiday para fusilar a la arquera Ayumi Kaihori.
Era una lluvia de goles de Estados Unidos que iba de celebración en celebración. Movió Japón el balón en el medio campo e inmediatamente lo perdió, la capitana y diez Lloyd lo tomó, con clase se quitó una rival y al ver a la portera Kaihori salida sacó un disparo desde ahí que terminó en el cuarto tanto.
Un golazo de campeonato mundial para Lloyd, quien indiscutiblemente se estaba acreditando el título de mejor jugadora del Mundial.
Con el 4-0 Estados Unidos bajó el ritmo, dejó que Japón tomara un respiro. El técnico hizo cambios y le dieron su resultado, porque Yuki Ogimi al 27 con una gran definición venció a Hope Solo.
Sintió Japón con el gol que podía hacer más, tuvo el balón pero le faltó profundidad, se excedió con el juego horizontal y así llegó el descanso.
Al regreso, Estados Unidos volvió a tomar la iniciativa y buscaba aumentar el marcador aún más, pero más bien en una jugada a balón parado Julie Johnston anotó en su propio marco.
Las asiáticas se vieron cerca, eran dos goles ahora lo que las separaba, tenían más de media hora para lograr la remontada. Pero si en algún momento existió la posibilidad de que Japón soñara con más, Tobin Heath se encargó de anularla.
El quinto gol de la recién ingresada puso fin a cualquier posibilidad japonesa. Entonces Estados Unidos se dedicó a cuidar el marcador el resto del partido, la arquera Solo apareció cuando fue necesario.
Hasta en el cierre del partido las norteamericanas se dieron el lujo de ingresar a la goleadora histórica, Abby Wambach y a su defensora, la llamada “Capitana América” Christie Rampone para que levantaran el título.
Así fue como 16 años después con el estadio BC Place de Vancouver a reventar, el USA, USA sonó a más no poder.

Cuadro de honor

Campeón: Estados Unidos
Subcampeón: Japón
Tercer lugar: Inglaterra (venció 1-0 a Alemania)
Balón de oro: Célia Šaši? (ALE)
Bota de oro: Carli Lloyd (EE.UU.)
Guante de oro: Hope Solo (EE.UU.)
Trofeo Juego Limpio: Francia
Jugadora Joven: Kadeisha Buchanan (CAN)

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR



Ver comentarios