Mónica Araya

Mónica Araya

Enviar
Martes 2 Febrero, 2016

 La capacidad de generación de conocimientos de la humanidad no tiene precedentes en ninguna época anterior

¿Caminando a ciegas?

El principal reto del individuo, pero especialmente del empresario es el convertir el cambio en un aliado, una estrategia y una fortaleza en vez de verlo como un riesgo.
La amplitud, profundidad y celeridad de los cambios que se han producido en la última década en los entornos tecnológico, económico, social, político y medioambiental, han puesto en crisis toda teoría y experiencia creando nuevos paradigmas en la práctica empresarial.
El principal reto de hoy es su resistencia al cambio.
Alvin Toffler, escritor y “futurólogo” connotado, dijo: “...desde mediados de los años 70, las empresas operan en un entorno constreñido, altamente competitivo, en una fuerte turbulencia económica y social, donde el cambio ha dejado de ser un accidente del trayecto, para convertirse en la forma natural en que deben operar, para subsistir y desarrollarse...”.
Entonces para poder crear y desarrollar un proyecto o empresa, la totalidad del equipo humano debe tener en su “adn” el cambio como un aliado, un reto y una oportunidad.
Peter Drucker, a mediados de los noventa, alertó que “La primera tarea del ejecutivo es convertir el cambio del entorno, en la sociedad, en la economía y en la tecnología, en oportunidades económicas y empresariales…”.
Sobre esto, Drucker ha dicho: “Desde mediados de los años setenta, lo que conocíamos sobre administración ya no nos sirve. En el futuro inmediato, los gerentes tendrán que ser capaces de olvidar lo que hacían, tan rápido como aprenden las cosas nuevas que tienen que hacer”.
Hammer y Champy, precursores de la reingeniería, son más dramáticos cuando, en la portada de su primer libro, de inicios de los noventa, expresan “Olvide todo lo que usted sabe sobre cómo debe funcionar una empresa. Casi todo está errado”.
La humanidad demoró 55 años en duplicar sus conocimientos entre 1900-1955; 15 años entre 1955-1970; y cinco años entre 1988-1993. Se plantea que, a partir de 2020, el conocimiento humano se duplicará cada 73 días. Más del 90% de los científicos que han existido en la historia de la humanidad están vivos. La capacidad de generación de conocimientos de la humanidad no tiene precedentes en ninguna época anterior y la accesibilidad a la información y el conocimiento están a la mano gracias al Internet y ahora a las redes sociales.
Es tan rápido el cambio que me pregunto si estará el ser humano en capacidad de responder a tiempo con nuevas estrategias empresariales. La posibilidad de reacción es cada vez más limitada. La época en la que se necesitaban estrategias de largo plazo, se está extinguiendo.
¿Usted se está ajustando al cambio y su empresa? ¿Cuál es su actitud ante la incertidumbre del mañana?
Hoy vemos una empresa pyme en Costa Rica con ojos de “pobrecitos”, pero no será esta la mejor estructura para tener una reacción rápida de ajuste. Cada vez son más las empresas relevantes que nacen de una buena idea, con pocos recursos y reducidas estructuras organizacionales. ¿Estamos ajustando nuestras políticas públicas, nuestro sistema educativo y nuestras instituciones a las nuevas necesidades?
Lamentablemente vamos mucho más lento que la velocidad del cambio y somos un país pequeño con la estructura y el pensamiento de un elefante blanco.

Mónica Araya