Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Cambio climático y sus efectos

| Miércoles 09 abril, 2008



Cambio climático y sus efectos


Los efectos del calentamiento global ya son más que notorios en Costa Rica.
La llegada de la temporada lluviosa, al menos dos semanas antes de lo normal, es tan solo un ejemplo que muestra cómo el cambio climático comienza a afectar en forma seria a los costarricenses.
Pero no se limita a ello. Un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y los datos de las autoridades nacionales son más que evidentes al puntualizar cada uno de los efectos para Costa Rica.
Enfermedades como asma, dengue, cáncer de piel y plagas; variaciones climáticas como sequías, contaminación hídrica, inundaciones o deslizamientos y los consecuentes gastos en que se debe incurrir para reparar la infraestructura dañada por efecto de estos fenómenos naturales, forman parte de la lista de amenazas que se ciernen sobre el país.
El calentamiento global ha dejado de ser un fantasma lejano que por fin ha atravesado la pantalla de la televisión y ya está en nuestras casas. El deshielo de los glaciares ha dejado de ser un mito para convertirse en una situación que realmente nos involucra. La amenaza de un aumento en la temperatura terráquea no nos exonera.
En Costa Rica la escasez de agua también ha dejado de ser un tema futurista para convertirse en una preocupación de la actualidad. Las fuentes realmente se están agotando y el crecimiento inmobiliario en zonas como Guanacaste ya ha tenido sus efectos, al punto que los nuevos desarrolladores se han visto obligados a proponer soluciones para el tratamiento y abastecimiento de agua antes de poder construir.
Esta es tan solo una de las muchas medidas que se deben adoptar en el país.
Otras naciones, principalmente europeas, se han visto forzadas a tomar fuertes medidas para luchar contra el calentamiento global.
España, por ejemplo, promueve una mayor eficiencia energética en el alumbrado público y los aires acondicionados; además de castigar el derroche eléctrico aumentando costos en las horas pico, incrementar los impuestos a vehículos contaminantes y exigir el cumplimiento de un mínimo de producción de energías renovables.
Otros aplican modelos denominados “permisos de emisión”, en los cuales otorgan una especie de créditos que las empresas pueden emitir por año en contaminantes. Si los sobrepasan, se verán sometidas a elevadas multas.
Costa Rica se ha propuesto ser neutro en emisiones de carbono en algunos años, y tanto a nivel público como privado existen iniciativas para reducir los efectos del calentamiento global.
Pero poco se puede hacer si cada costarricense no toma conciencia y trabaja de forma individual para evitar que el problema se haga más grande.