Logo La República

Martes, 29 de septiembre de 2020



COLUMNISTAS


Calidad educación pública engrosa brecha entre clases

Carlos Denton [email protected] | Miércoles 19 agosto, 2020


La semana pasada el Ministerio de Educación Pública MEP anunció que este año solo se cubriría un 50% de todo el material que normalmente se estudia en las escuelas y colegios públicos. En el mismo anuncio informó que a los educandos les adelantarán un año, pero con la “esperanza” que en 2021 se repondrá lo perdido. Apelaron a las universidades públicas y privadas, rogándoles que ayudaran a los bachilleres que emergen ahora en 2020 con medio año incompleto.

Si se le suma la mitad de año que perdieron los estudiantes en el sistema público por la huelga de los educadores en 2018, un bachiller modelo 2020 sale al mundo con solo cuatro años de educación formal. ¿Tendrá el mismo dominio de las materias básicas que un modelo 2017? ¡Es muy dudoso!

Sin entrar en las razones de estas faltas en la educación suministrada por el MEP, lo que hay que recalcar es que los estudiantes en escuelas y colegios privados sí recibieron todas las materias. Estas instituciones no fueron afectadas por la huelga del año antepasado y se organizaron para asegurar que sus educandos recibieran todo lo que corresponde a una educación secundaria. Los padres de estos jóvenes, haciendo sacrificios para pagar por la educación, no esperarían nada menos.

En años normales no asombra a nadie que hay más alumnos de colegios privados con notas superiores en el examen de admisión de la Universidad de Costa Rica que de los operados por el MEP. Pero ¿cómo será este año para los del MEP que no recibieron una educación completa?

Este problema toca a fondo principios fundamentales del ser costarricense; la educación pública es uno de los pilares de la sociedad. Es con orgullo que los ciudadanos hablan de la “universalidad de la educación.” Es a través de una educación de calidad, totalmente gratuita, que un joven que viene de una familia de recursos limitados puede aspirar a una profesión, a ingresos más cómodos y a un futuro más amplio. La “igualdad de oportunidad” para todos los habitantes está anclada en el MEP y sus ofrecimientos.

Ya la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico OCDE ha llegado a la conclusión que Costa Rica gasta más per cápita en educación pública que cualquier país afiliada a esa organización y con “los peores resultados.” Y ese estudio se hizo antes de la escisión de un año de materias como han sufrido los que se gradúan en unos meses.

Lo lógico sería cancelar las vacaciones de diciembre y enero y tratar de reponer más de lo omitido presencial o virtualmente. Por sí las familias y los jóvenes no tienen dinero para hacer grandes giras vacacionales después de un año de fuertes caídas económicas; si continua el Covid 19 para esos meses seguir estudiando será algo en que ocuparse.

Es irónico que la institución que tiene más responsabilidad para crear igualdad de oportunidad en el país es la que ahora provoca más la brecha creciente entre pobre y rico.

NOTAS ANTERIORES


Tiempo de buscar el norte

Martes 29 septiembre, 2020

En un momento crucial de la historia económica del mundo y consecuentemente de nuestro país







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.