Enviar
Ex presidente y abogados defensores presentaron diez apelaciones de forma y dos de contenido
Calderón impugnó sentencia ayer

Nueva etapa del caso Caja Fischel podría extenderse al menos por un año

Un nuevo capítulo se inició esta semana en el caso judicial de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y la Corporación Fischel.
El pasado lunes la defensa de Rafael Angel Calderón, ex presidente de la República y sentenciado a cinco años de cárcel por el delito de peculado, impugnó la sentencia del Tribunal de Juicio de Goicoechea del 5 de octubre.
El plazo para presentar los recursos de casación vence hoy. Juan Marco Rivero, defensor de Calderón, dijo que el documento de impugnación consta de 250 folios, en los cuales se presentan diez apelaciones de forma y dos de contenido.
Entre las apelaciones que resaltó Rivero están que desde su perspectiva se violó el debido proceso al que tenía derecho Calderón, esto al habérsele negado la presentación de la prueba material.
De igual modo la impugnación presentada por la defensa del ex mandatario cuestiona la sentencia por el delito de peculado, argumentando entre otros aspectos que Calderón no ocupaba ningún puesto público durante el tiempo en que se suscitaron los hechos. A su vez asegura que es falso que el ex gobernante haya recibido algún tipo de comisión.
La pretensión de la defensa de Calderón es que la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia al analizar el recurso, la acepte y dicte una sentencia absolutoria. El resultado de la apelación podría conocerse en aproximadamente un año.
Entre tanto, ayer por la tarde los representantes de la CCSS también presentaron la impugnación en materia civil, pues consideran que los condenados penalmente deben retribuir a la institución $76 millones. El Tribunal de Goicoechea había desestimado ese pago el día de la sentencia.
El pasado 5 de octubre por unanimidad los tres jueces a cargo de este caso hallaron culpables a Calderón y otros seis imputados.
En el caso del ex mandatario, el Tribunal lo encontró culpable de dos delitos de peculado, por lo que le impuso cinco años de cárcel.
Con esta pena se castigó a Eliseo Vargas, ex presidente de la CCSS, por cometer los mismos delitos que Calderón.
Mientras que para Walter Reiche, ex presidente de Corporación Fischel, por este mismo delito se le impusieron cuatro años, única pena que coincidió con lo solicitado por la Fiscalía.
Quien salió librado de los cargos fue Olman Valverde, ex gerente financiero de Fischel, a quien se le absolvió de dos delitos de peculado al no existir pruebas contundentes en su contra.
Ninguno de los sentenciados tuvo que cumplir prisión preventiva mientras queda en firme la sentencia. Esto porque durante el proceso no hay “indicio razonable de peligro de fuga de su parte”, dijo Alejandro López, juez del caso.
A raíz del fallo Rafael Angel Calderón renunció a su candidatura presidencial en el Partido Unidad Social Cristiana.

Carlos J. Mora
[email protected]
Ver comentarios