Enviar
Banco Central azteca prevé que inflación llegue al 6%
Calderón mueve sus fichas para enfrentar crisis

Mandatario nombró a un nuevo ministro de Economía

México
EFE

Felipe Calderón, presidente mexicano, sustituyó ayer por sorpresa a su ministro de Economía, Eduardo Sojo, por uno de sus más cercanos colaboradores, Gerardo Ruiz, para enfrentar las presiones derivadas de la crisis alimentaria y energética mundial.
El nuevo ministro de Economía, que hasta ahora se desempeñaba como jefe de la Oficina de la Presidencia, tendrá como principal tarea la defensa del ingreso de las familias, “principalmente ante las alzas internacionales de los alimentos”.
Calderón señaló que el objetivo inmediato es diseñar junto con productores y comerciantes los acuerdos “que permitan mantener estables los precios de los productos básicos” y “apoyar la competitividad de los productores para resolver estructuralmente esta situación en el mediano y largo plazo”.
En su reciente análisis sobre la inflación, el Banco de México advirtió de que los aumentos de los precios internacionales de los alimentos y de la energía han llevado a cuotas inesperadas a la inflación, que alcanzó un 5,26% en junio pasado, cifra que rebasa la meta anual, que es del 3% con una variación de un punto porcentual.
De acuerdo con una encuesta mensual del banco central sobre las expectativas de la economía realizada el mes pasado, las principales firmas de análisis del país pronosticaron una inflación del 5,07% para este año, porcentaje que superó las proyecciones del 4,74% que habían anunciado en junio.
El deterioro de las condiciones económicas obligó al emisor a elevar sus pronósticos de inflación entre el 5,5% y el 6% en el último trimestre del año, así como a reducir las proyecciones del crecimiento económico a un rango entre el 2,25% y el 2,75%.
Para frenar el impacto de la crisis internacional, el gobierno anunció en mayo pasado un plan de emergencia para promover la producción y garantizar el abasto de alimentos a precios competitivos.
Este programa incluía subsidios a diversos productos de consumo y a los energéticos, así como la eliminación de aranceles de diversos productos agrícolas como maíz, arroz, trigo y frijol.
Según informes de prensa en los primeros siete meses del año, los precios del arroz y del frijol, por ejemplo, se incrementaron de 9,20 a 13 pesos y de 9,50 a 13 pesos, respectivamente (cerca del 40 por ciento).
También se comprometió a mantener estable el precio de la gasolina, el gas doméstico y el diesel, y anunció apoyos a los productores agropecuarios.
El nuevo ministro de Economía, un ingeniero industrial y de sistemas del Instituto Tecnológico de Monterrey, deberá atraer mayores flujos de inversión extranjera directa.
El año pasado esa inversión llegó a $24.600 millones, cifra histórica sólo superada en 2001 cuando se vendió Banamex al Citigroup.
“México tiene una gran oportunidad para avanzar rápidamente en la escala de la competitividad internacional si tomamos las decisiones adecuadas y llevamos a cabo con prontitud”, aseguró Calderón al anunciar el cambio.
Entre otras medidas encomendadas al nuevo secretario de Economía, están reactivar la agenda de la desregulación para impulsar la creación de negocios y apoyar a las pymes, que son las principales generadoras del empleo.
Otro de sus cometidos será aprovechar los acuerdos comerciales para que los mexicanos tengan acceso a los mercados más importantes del mundo.


Ver comentarios