Enviar
En 18 años no atendió recomendaciones para evitar crisis, dice Defensoría
Caja no escuchó advertencias
Deficiencias en el Seguro Social podrían llegar a la esfera judicial

Oídos sordos. Eso fue con lo que se encontró la Defensoría de los Habitantes durante los 18 años que estuvo advirtiendo sobre deficiencias, irregularidades, y anomalías que aquejan a la Caja Costarricense de Seguro Social en detrimento de los usuarios.
Las contrataciones de equipos en empresas privadas, los biombos y la compra de medicamentos son algunas anomalías de la Caja que la Defensoría habría apuntado en sus reiterados informes.
Aparte de proponer una estrategia efectiva para enmendar estos problemas, Ofelia Taitelbaum, defensora de los habitantes, no descarta llevar algunos de los casos a la esfera judicial.
La decisión de ir a los juzgados la haría sustentada en que se trata de la defensa de un derecho fundamental, ello a pesar de que las recomendaciones que haga la Defensoría no son de acatamiento obligatorio.
También lo haría tomando en cuenta que las irregularidades persisten como es el caso de la morosidad, las dificultades de cobro, los problemas en la compra y adquisición de medicamentos, o el mismo de las listas.
De haber actuado a tiempo, y resuelto en el momento, la Caja no hubiera llegado a la situación de hoy, agregó la defensora.
La comparecencia de Taitelbaum estuvo caracterizada por fuertes señalamientos sobre el desempeño de la institución.
Entre otras, indicó que ya en 1999 se denunció el desmantelamiento de los servicios de salud y deterioro en la calidad de los servicios, lo que llevó a la compra de servicios externos llevando a un proceso de privatización velada.
Por ejemplo como parte de eso citó la compra de servicios en radioterapia, en cardiología y resonancia magnética, lo que implicó un mayor debilitamiento de las finanzas.
Por otro lado instó al Gobierno y al Ministerio de Hacienda a tomar las previsiones necesarias para hacer los pagos en efectivo.

Gabriela Masís
[email protected]
Ver comentarios