Foto 1
Tropiezos con proyectos, el desastre nuclear de Fukushima y una avalancha de gas natural barato hicieron que los nuevos reactores se volvieran cada vez más costosos y riesgosos. Bloomberg/La República
Enviar
Ver comentarios