Enviar
El Lado Positivo
Insumos agrícolas experimentan bajas que influyen en productos derivados
Caída en precio de granos desahoga costo de la vida

• Reducción a nivel local se da tras seis meses de bajas en el mercado internacional

Natasha Cambronero
[email protected]

Los insumos o “commodities” agrícolas están experimentando una caída en su valor en los mercados internacionales desde octubre, y en el país esta reducción ya ha comenzado a sentirse en algunos de sus derivados.
Por ejemplo, el valor del trigo ha disminuido en más de un 40% en los últimos seis meses, lo cual ha provocado que el pan y la harina bajen a nivel nacional.
En ese sentido, el pan ha experimentado una caída del 8,3% durante el último trimestre, mientras la harina ha bajado un 11,7%, de acuerdo con el índice de precios al consumidor elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos.
Al igual que ocurre con el trigo, el maíz ha experimentado una reducción en el ámbito internacional del 31%.
En el país esta baja se está viviendo especialmente en las tortillas y los cereales.
La mayoría de los consumidores costarricenses también sienten un respiro a la hora de comprar arroz, grano que cayó 1,97 puntos en el índice durante los últimos 30 días.
Otro de los granos que han bajado es el frijol. En el ámbito internacional ha caído un 25% desde octubre de 2008; mientras que a nivel local se prevé el mismo efecto para los próximos 22 días.
“Estamos viendo una disminución en el precio de los granos en el mercado local y también en el precio de muchos bienes y servicios en cuya producción los granos son una materia prima. Los indicadores de inflación al productor industrial y al consumidor en Costa Rica reflejan el efecto de esa baja en el precio de los granos en el mercado internacional”, aseguró Alberto Franco, economista.
Se estima que estas caídas obedecen en gran parte a la disminución en el costo del petróleo, pues es indispensable para el transporte, la maquinaria y los fertilizantes que se necesitan para el cultivo de estos granos.
“Si el precio del petróleo por alguna situación vuelve a subir, esto incidirá en al menos un 30% del costo final de los granos. Hay una relación muy directa, es muy difícil que el precio de los combustibles suba y el de los alimentos no, si el precio del barril de crudo se mantiene a final de año entre $60 y $70 no habría mayor incidencia”, aseguró Alan Jorge Bojanic, representante para Costa Rica de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).
El rezago en la caída de los insumos agrícolas en el país sería producto de los inventarios nacionales y en algunos casos de la especulación.
No obstante, se espera que los precios no vuelvan a subir de la misma manera en que lo hicieron en el primer semestre de 2008, aunque no se prevé que logren ser inferiores a los que existían a finales de 2007, explicó Bojanic.
Esta tendencia dependerá del cambio climático y de cuánto tiempo más dure la crisis financiera internacional, ya que esta podría desatar una sobredemanda de estos granos —por ser de bajo costo— y elevar sus precios.


Ver comentarios