Logo La República

Lunes, 27 de septiembre de 2021



NOTA DE TANO


Cabrera no pudo pegar jonrón 500 a la Tribu

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Martes 17 agosto, 2021

Miguel Cabrera y Tristón McKenzie

El pasado domingo pude presenciar por la televisión uno de los juegos de béisbol más emocionantes de los últimos tiempos.

La “culpa” la compartieron el veterano jonronero de los Tigres, Miguel Cabrera, de 38 años de edad, y el joven lanzador de los Indios, Tristón McKenzie de solo 24 primaveras.

Conforme avanzaban las entradas del juego, resultó electrizante observar cómo las cámaras y la atención de la multitud presente en el Comérica Park de Detroit, se trasladaban del rostro del jonronero, al del “flaquito negrito que nació en Brooklyn y que tiene menos carne que un gallo de chorizo”.

¡Fue realmente grandioso y emocionante!

Lea más: Costarricense Jake Pérez firma con los Padres de San Diego en las Grandes Ligas

Miguel Cabrera ha destrozado a La Tribu con su bate, le ha sacado la pelota del parque a los lanzadores de los Indios en 50 oportunidades, su mayor víctima en vuelacercas. Incluso, el primer jonrón de esta campaña lo conectó “Miggy” al astro de Cleveland, Shane Bieber en el juego inaugural. Fue el jonrón 488 del venezolano, nacido en Maracay.

Resulta que Cabrera se presenta a esta serie de tres juegos ante La Tribu, con 499 jonrones y 2.950 hits. Lógicamente que el estadio se llena porque llega la víctima perfecta: pancartas, banderas de Venezuela, celulares al tope para captar la imagen del jonrón 500 y en las gradas, centenas de fanáticos con “manilla” para atrapar la bola del recuerdo.

Indios ganan 7-4 el viernes; Tigres vencen 6-4 el sábado, no hay jonrón de Miguel y llegó el domingo.

Cabrera batea tercero en el orden, de manera que mínimo tiene cuatro turnos por juego. Su esposa y sus tres hijos lo “empujan” desde las gradas. En cada turno al bate la multitud aplaude, se levanta, ruge, grita. La cámara no lo suelta desde que calienta en el círculo de espera.

¡El espectáculo es impresionante!

Lea más: MLB sin evidencia que aumento de jonrones lo cause bolas fabricadas en Turrialba

McKenzie obliga a Cabrera a un par de globos y lo “poncha” en los turnos 3 y 4.

El juego entra al sétimo inning y es hasta ahí, que “todos”, en Detroit, Cleveland y San José, nos “enteramos” que Tristón está lanzando un juego perfecto. Cero hits, cero bases por bolas.

Las cámaras se vuelcan hacia el “fideo” de la Tribu y abandonan el rostro de “Miggy”. Saca los tres “outs” del sétimo episodio. Saca dos “outs” del octavo inning.

En cada lanzamiento de McKenzie, cerramos los ojos. Al bate, Hárold Castro, “short-stop” de los Tigres. Una bola, un “strike” y hit al jardín derecho. Se le fue el juego perfecto a Tristón, que abandona la “gomita” sonriente. La Tribu ganó 11-0.

¡De película!

gpandolfo@larepublica.net

NOTAS ANTERIORES








© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.