Enviar
Mandatario de EE.UU. afirma que trabaja duro para resolverla
Bush rompe su silencio sobre crisis financiera

EL gobierno estadounidense ha visto obligado a nacionalizar el gigante asegurador AIG y la Fed ha inyectado $180 mil millones en los mercados

Washington
EFE

George W. Bush, presidente de Estados Unidos, rompió ayer su silencio respecto a la crisis financiera para asegurar que comparte la preocupación de los ciudadanos y dejar claro que su Gobierno está trabajando duro para resolverla.
Bush se limitó a leer una declaración pública, sin opción a preguntas, en los jardines de la Casa Blanca, en lo que supone su primera referencia a la crisis después del breve comentario hecho el lunes pasado, también en su residencia oficial en Washington.
Desde entonces, los mercados se han desplomado, el Gobierno se ha visto obligado a nacionalizar el gigante asegurador AIG y la Reserva Federal, en una acción coordinada con otros bancos centrales, ha inyectado $180 mil millones en los mercados financieros.
Algunos medios han criticado que en estos días Bush haya tenido tiempo para cenar con el presidente de Ghana, para sobrevolar la zona de Texas dañada por el huracán Ike, posar con los finalistas al premio “Jóvenes del Año” o reunirse con el general David Petraeus, pero no para dar aliento a los ciudadanos ante la grave crisis financiera.
Ayer reconoció que “los estadounidenses están preocupados por la situación” de los mercados financieros y la economía nacionales.
“Yo comparto sus preocupaciones”, añadió.
La crisis financiera, considerada la más grave de los últimos tiempos, ha sacudido a los mercados de todo el mundo y ha dado un revés a la campaña electoral estadounidense, en la que vuelve a aparecer como favorito el
candidato demócrata Barack Obama.
Instantes antes de referirse a la crisis, Bush explicó que había cancelado los viajes que tenía previstos a Florida y Alabama para estar pendiente de la situación y reunirse con sus asesores económicos, además de con el Secretario del Tesoro, Henry Paulson.
El mandatario aseguró que su Gobierno está tomando “medidas agresivas y extraordinarias” para calmar a los mercados y “mejorar la confianza de los inversores”.
Así, citó la decisión del Ejecutivo de tomar el control de las macroempresas hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac, la nacionalización del gigante asegurador AIG y las medidas aprobadas por la Comisión de Valores estadounidenses para proteger a los inversores de las manipulaciones ilegales de los mercados.
“La Reserva Federal, en coordinación con bancos centrales alrededor del mundo, tomó un paso importante para aumentar la liquidez en el sistema financiero estadounidense”.
“Estas medidas son necesarias y son importantes. Y los mercados están haciendo los ajustes correspondientes”, apuntó.
No obstante, alertó que “los mercados financieros continúan afrontando serios desafíos”, aunque dejó claro que su Gobierno “está concentrado en hacerles frente”.
“El pueblo estadounidense puede estar seguro de que continuaremos dando pasos para reforzar y estabilizar nuestros mercados financieros y aumentar la confianza de los inversionistas”, recalcó.
Ayer, en un mitin en Iowa, el c
andidato a la Presidencia del Partido Republicano, John McCain, se refirió también a la crisis y, en términos muy duros, cargó contra las prácticas financieras que se desarrollan en la actualidad.
“Necesitamos reformas en Washington y en Wall Street. Los mercados financieros están en crisis”, dijo, y culpó de la situación a la “corrupción y a la manipulación en el sistema de préstamos hipotecarios”.
A lo largo de la campaña, el aspirante demócrata, Barack Obama, ha acusado a McCain de querer continuar con la política económica que ha desarrollado George W. Bush y que ha llevado al país a la crisis.
Pero ayer, el republicano, blandiendo un talante reformista, arremetió contra la falta de “transparencia” de Wall Street, y contra la poca eficiencia de la Comisión de Valores (SEC, por sus siglas en inglés) estadounidense, que ha permitido el establecimiento de reglas de juego poco claras.
“Si yo fuera el presidente de Estados Unidos hoy, cesaría inmediatamente al presidente de la SEC”, dijo McCain, en referencia a Christopher Cox.


FMI pide más intervención

John Lipsky, “número dos” del FMI, pidió ayer una intervención pública “a gran escala” para estabilizar los mercados financieros y apoyó la creación de una agencia en Estados Unidos para adquirir las deudas de mala calidad de los bancos.
La bolsa de Nueva York subió ayer 3,8% poco antes del cierre después de que la cadena CNBC informara de que el secretario del Tesoro, Henry Paulson, sopesa establecer una agencia de este tipo, como la que procesó los títulos tóxicos de los bancos en la última gran crisis financiera, a finales de los años 80.
Fuentes del Tesoro aclararon posteriormente que el Gobierno estudia varias opciones y no ha decidido aún si propondrá el establecimiento de esa entidad.
En todo caso, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya se mostró a favor de ella.
Lipsky, quien antes de mudarse a Washington fue economista jefe del banco JP Morgan Chase, afirmó que Estados Unidos debe actuar de forma más enérgica para lidiar con la crisis y no simplemente en reacción a la noticia de que una institución financiera está al borde del abismo.
“Esta tormenta puede superarse sin una recesión mundial dañina, pero, para lograrlo, serán necesarias respuestas claras y coherentes de las autoridades e instituciones públicas de todo el mundo”, dijo Lipsky en un discurso en el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS, en inglés), un instituto independiente.
En ella, expuso por primera vez en detalle la opinión del FMI sobre la intensificación de la crisis financiera.
Lipsky señaló que la turbulencia en las bolsas no dará al traste con la recuperación en la actividad económica en el 2009, pero la hará más gradual.
El FMI prevé un crecimiento mundial de “algo menos” del 4% el próximo año, dijo.
Aún así, reconoció que la tendencia macroeconómica “va en una dirección preocupante” y que economías avanzadas que parecían robustas ahora muestran señales de debilidad.
Ver comentarios