Enviar
Bush busca calmar temores por economía

Washington
EFE

George W. Bush, presidente de Estados Unidos, lanzó ayer un mensaje de tranquilidad sobre la situación de la economía en su país, que a juicio de los expertos atraviesa por “numerosas dificultades”.
La Casa Blanca convocó ayer de manera apresurada una rueda de prensa, coincidiendo con una intervención en el Congreso del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, quien hizo una lectura pesimista sobre la marcha de la economía.
El presidente estadounidense aseguró que el sistema financiero del país es “básicamente sólido” y subrayó que la economía “sigue creciendo”, aunque lentamente.
“Entiendo que hay mucho nerviosismo, pero la economía sigue creciendo, la productividad es alta, el comercio crece. La gente trabaja (...) y en la medida en la que encontremos debilidades, les haremos frente”, insistió.
La intervención de Bush se produce dos días después de que su Gobierno anunciara un plan de rescate para los dos gigantes hipotecarios semiestatales, Fannie Mae y Freddie Mac, que atraviesan dificultades por los impagos en el sector inmobiliario estadounidense.
El fin de semana, el banco californiano IndyMac quedó bajo el control del Gobierno ante sus graves problemas también por los impagos en el sector inmobiliario.
Bush lanzó un mensaje de tranquilidad a los depositarios de cuentas bancarias, a los que recordó que su dinero está garantizado por el Estado hasta una cantidad de $100 mil.
El presidente reconoció, sin embargo, que los problemas en el sector de la vivienda, donde los precios siguen bajando, las dificultades para obtener crédito cada vez son mayores y las alzas de los precios de los alimentos y la energía han hecho que las familias vivan “momentos difíciles”.
Bush reconoció que “no hay una solución rápida” a los altos precios del petróleo, que supera los $140 por barril.
Sin embargo, defendió su decisión de poner fin al veto presidencial a las prospecciones petroleras en alta mar.


Ver comentarios