Búnker irregular encareció operación de Garabito
La planta Garabito, de 200 megavatios de capacidad, se inauguró en 2011 como un proyecto emergente ante la crisis eléctrica que sufre el país desde 2007. Gerson Vargas/La República
Enviar

ICE debió comprar diesel, que es un 40% más caro

Búnker irregular encareció operación de Garabito

Problema golpeará bolsillo de consumidores eléctricos


Un nuevo problema se suma a los tantos que tiene el ICE que le impiden producir energía eléctrica a un precio más cómodo.
Una de las últimas embarcaciones de búnker que importó Recope para la operación de la planta térmica Garabito no cumplía la calidad requerida.

201303082316120.n11.jpg
Como alternativa el ICE no tuvo otra opción que comprar diesel para no detener la operación de la central eléctrica durante los 20 días que estuvo sin suministro de búnker.
Esa medida, aunque garantizó el abastecimiento eléctrico, pasará una cara factura a los abonados, tomando en cuenta que el diesel encarece la producción en un 40%.
La sustitución de búnker por un combustible más caro le ha representado al ICE un gasto adicional que supera los $7 millones.
Ese dinero lo terminarán pagando todos los consumidores tomando en cuenta que al ICE se le debe reconocer, vía tarifas, toda inversión que realiza para abastecer de luz al país.
El problema con el suministro de búnker se da en uno de los peores momentos, ya que debido a la escasez de agua en los embalses del ICE existe una alta producción de energía a base de derivados del petróleo.
Lo que le sucedió a Recope fue que el búnker que recibió no cumplía las especificaciones de calidad que requiere Garabito, reconoció la entidad.
Además al agregarle aditivos para tratar de dar con la fórmula que requiere la planta térmica, se terminaron desajustando otros parámetros, lo cual postergó la provisión de búnker para el ICE.
La dificultad que tiene Recope para suplir a Garabito de combustible es que no tiene tanques en el Pacífico, por lo que las mezclas debe realizarlas en el propio barco.
Por eso Recope advierte que solo traspasando para Moín las operaciones que tiene en Caldera, podrá garantizar los parámetros requeridos por el búnker, ya que en el Caribe “tendría capacidad de corregir el producto en los tanques”.
La compra de combustible caro para producir electricidad debido a la importación de un defectuoso embarque de búnker es solo uno de los problemas que ha sufrido el ICE en los últimos años, que han repercutido en un ajuste de tarifas.
El atraso de las construcción de las grandes plantas hidroeléctricas por las restricciones financieras que le impusieron al ICE los gobiernos de Miguel Ángel Rodríguez y Abel Pacheco, iniciaron la cadena de sufrimientos.
Como consecuencia de esas medidas el país sufrió racionamientos eléctricos a nivel nacional en el verano de 2007. Desde entonces se ha disparado el consumo de derivados del petróleo para abastecer el mercado.
Primero con el alquiler de dos plantas térmicas de 100 megavatios cada una. Esas estructuras aunque son fáciles de instalar, producen a un costo cinco veces por encima de las que operan con agua.
Luego, para dejar de estar alquilando, se decidió construir la central térmica Garabito, que tiene la misma capacidad de las plantas que habían arrendado.
El clima también ha afectado al ICE, pues se viene una sequía en momentos en que no se tiene energía suficiente con fuentes renovables para abastecer el mercado, lo que tiene las plantas térmicas a su máxima producción durante varias horas del día.
Esos factores han incidido en que el precio de la electricidad se duplicara desde 2007 a la fecha.

Danny Canales
[email protected]

Ver comentarios