Brasil rebaja impuestos antes de elecciones
La presidente de Brasil pretende hacer un cambio beneficioso para la clase baja y media baja de su país. Bloomberg/La República
Enviar

Brasil rebaja impuestos antes de elecciones

La presidenta de Brasil Dilma Rousseff rebajará el impuesto a las ganancias y aumentará los subsidios en efectivo para los pobres al caer su popularidad antes de las elecciones de octubre.
“Seguiremos haciendo todos los cambios que sean necesarios para mejorar la vida de los brasileños, en especial los pobres y la clase media”, dijo en un discurso transmitido por televisión en días anteriores.


Rousseff informó haber firmado un decreto para modificar la tabla del impuesto a las ganancias y así aumentar el salario de bolsillo y elevó un 10% el valor de las transferencias en efectivo del programa de bienestar social Bolsa Familia para ayudar a mantener a sus 36 millones de beneficiarios sobre la línea de pobreza. La oficina de prensa del Ministerio de Hacienda no accedió a efectuar declaraciones cuando se le pidieron detalles de las medidas.
El apoyo de Rousseff entre los votantes está cayendo a seis meses de las elecciones en tanto el crecimiento se frena y se acelera una inflación que supera la meta. Su ventaja cada vez más chica en las encuestas respecto de los posibles candidatos de la oposición llevó a veinte legisladores de su coalición a exhortar al ex presidene Luiz Inácio Lula da Silva a reemplazarla como candidato del Partido de los Trabajadores actualmente en el gobierno.
“Nunca pensamos que ella se iba a quedar de brazos cruzados”, dijo telefónicamente Joao Augusto Castro de Neves, analista sénior de América Latina de la consultora de riesgo político Eurasia Group. “El hecho de que esté en el gobierno y piloteando la maquinaria política le da margen para reaccionar. Eso es lo que estamos empezando a ver”.
El apoyo a Rousseff cayó de 44% en febrero a 37%en una encuesta del 20-25 de abril que la comparó con Aecio Neves y Eduardo Campos. El apoyo al senador y al ex gobernador aumentó 4,6 puntos porcentuales a 22% y 1,9 punto porcentual a 12% respectivamente, según la encuesta de MDA encargada por la Confederación Nacional del Transporte. El sondeo tiene un margen de error de 2,2 puntos porcentuales.
En una entrevista con blogueros publicada el mes pasado, Lula dijo que Brasil podría estar en una mejor situación económica e instó a Rousseff a presentar planes claros para impulsar el crecimiento. El producto interno bruto creció 2 por ciento anual durante sus tres primeros años en la presidencia, el ritmo promedio más lento de un presidente brasileño desde Fernando Collor, que renunció en 1992 en medio de acusaciones de corrupción.
“En los últimos años, Brasil ha demostrado que es posible y necesario mantener la estabilidad y a la vez garantizar el salario y el empleo”, declaró Rousseff en su discurso para conmemorar el Día del Trabajo, que se celebró ayer en Brasil.

 


Ver comentarios