Enviar
Brasil pide reforma más profunda en beneficio de países emergentes

Guido Mantega, ministro de Hacienda de Brasil, pidió al Fondo Monetario Internacional (FMI) una reforma más profunda de sus órganos de poder que la contemplada hasta ahora que aumente el peso de los países en desarrollo.
En un discurso ante el Comité Monetario y Financiero Internacional (IMFC, por su sigla en inglés), el principal órgano asesor del Fondo, Mantega acusó a la gerencia de “falta de ambición” en el alcance de la reforma.
El alto funcionario brasileño solicitó una trasferencia del 7% del poder de voto de los países ricos a las naciones emergentes.
La propuesta sobre la mesa, presentada por el G-20, es un traspaso del 5%, aunque no está claro si sólo beneficiará los mercados emergentes.
La vicepresidenta segunda del Gobierno español y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, reclamó en el IMFC en nombre de la Unión Europea que países avanzados infrarepresentados también tengan un incremento del voto.
Eso favorecería a España, que recibió el 1,6 del poder de voto en el FMI en la última reforma, pero que aún esta insuficientemente representada en relación al peso de su economía en el mundo.
En una reunión el jueves, el G-24, que agrupa a países en desarrollo, también presionó al FMI para que acepte una transferencia del 7% en el nivel de voto.
Mantega instó además a que se modifique la fórmula de reparto de poder y dijo que la renuencia a hacerlo es “una demostración de la resistencia injustificable al cambio”.
El ministro brasileño requirió que se elimine o reduzca sustancialmente una variable que mide la apertura económica de los países, la cual beneficia particularmente a las naciones europeas pequeñas.
Sin embargo, Salgado manifestó en su discurso la negativa de Europa a cambiar la ecuación.
Mantega también exigió que Estados Unidos y Europa acaben con el pacto tácito por el cual Washington se reserva la presidencia del Banco Mundial y Bruselas la dirección del FMI.
En ese sentido, la vicepresidenta segunda española dijo que los jefes de esas instituciones “deberían ser nombrados en un proceso abierto, transparente y basado en sus méritos, sin importar su nacionalidad o sexo”.
No obstante, condicionó la aplicación de ese principio en el FMI a que también se adopte en el caso del Banco Mundial.
El secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, no se refirió al tema en su discurso ante el IMFC.
En su alocución, el titular de Hacienda de Brasil reclamó al FMI que refuerce la supervisión de las economías de los países ricos, en lugar de centrarse en las naciones en desarrollo.
“Aún no hay confianza de que la vigilancia del Fondo sea equilibrada, aunque ha habido algún progreso en esa dirección”, afirmó.
El ministro rechazó asimismo las sugerencias del Fondo de que los mercados emergentes reduzcan su acumulación de reservas y afirmó que es “falso” que ésta contribuya a los desequilibrios económicos mundiales.
“Brasil no está listo para renunciar a sus reservas internacionales, a un nivel que considere adecuado, a cambio de cualquier tipo de red de seguridad multilateral”, sostuvo.
Mantega aseguró también que Brasil está en contra de obligar a los países miembros del FMI a que se sometan a un análisis periódico de su sistema financiero.
“Una crisis grave en el sector financiero de las economías avanzadas importantes no es razón para crear nuevas obligaciones para el resto de los miembros”, indicó.

Washington /EFE
Ver comentarios