Enviar
Brasil duplica gravamen sobre crédito al consumidor debido a inflación

Brasil duplicó un gravamen a los créditos al consumidor el jueves en tanto el gobierno abandona su objetivo de librar una guerra contra la apreciación cambiaria para combatir la inflación más alta en más de dos años.
A partir del viernes, los préstamos al consumidor, excluyendo las hipotecas, estarán sujetos a un impuesto anual de 3%, más que la tasa anterior de 1,5%, según un comunicado del Ministerio de Finanzas.
Los diseñadores de políticas están adoptando una mezcla de tasas de interés más altas, medidas para reducir el aumento del crédito y recortes presupuestarios conforme intentan evitar que la inflación viole el límite máximo de su rango meta de 6,5%. El equipo de la presidenta Dilma Rousseff ha vuelto su atención a aplacar la inflación porque no es mucho lo que puede hacer para evitar que la moneda se fortalezca, dijo Pedro Tuesta, economista de 4Cast Inc. para Latinoamérica.
“Todavía tienen herramientas para trabajar en la inflación, mientras que en el mercado cambiario parecen haberse quedado sin ninguna”, dijo Tuesta, que reside en Washington. “Por mucho que les cueste, deben aceptar un real más fuerte”.
Los diseñadores de políticas están tratando de enfriar la economía después de que la inflación en marzo alcanzó 6,3%, el nivel más alto en 28 meses, y los fabricantes brasileños aumentaron el uso de capacidad instalada hasta un récord de 83,6% en febrero. El gobierno se propone frenar el crecimiento del crédito hasta un nivel “adecuado” de 12% a 15% anual, dijo el ministro de Finanzas Guido Mantega.
El 6 de abril, Mantega extendió el impuesto sobre los créditos extranjeros en un esfuerzo por frenar los aumentos del real después de que la moneda se apreció hasta un nivel dos veces y medio más alto esta semana. Aun así, la moneda continuó fortaleciéndose el jueves, cuando superó 1,60 por dólar por primera vez desde agosto de 2008, después de avanzar 1,7% hasta 1,5863 por dólar. Fue el aumento diario más alto desde el 5 de octubre.
El crédito pendiente total en la economía brasileña subió 21% con respecto a un año antes en febrero, hasta 1,74 billones de reales ($1.1 billones). El presidente del banco central de Brasil, Alexandre Tombini, dijo a los legisladores el 22 de marzo que es necesario seguir “con mucha atención” el crecimiento del crédito para el consumidor superior al 15% para evitar “riesgos excesivos”.
El banco central pronostica un aumento del crédito de 13% en 2011, dijo Tulio Maciel, jefe interino del departamento de investigación económica del banco, el 29 de marzo. La tasa promedio cobrada sobre los préstamos al consumidor se mantuvo intacta en 43,8% en febrero, en tanto que la tasa de incumplimiento aumentó por tercer mes consecutivo, hasta 5,84%.
Los operadores apuestan a que el banco central elevará los costos de financiamiento 0,25 puntos porcentuales hasta 12% en la reunión del consejo en abril, según estimaciones de Bloomberg basadas en los futuros de tasas de interés.
Mantega dijo que los diseñadores políticos podrían tomar más medidas para reducir la demanda. “No hay una sola herramienta contra la inflación; hay muchas herramientas que pueden utilizarse y las estamos usando a todas”, dijo.
Ver comentarios