Enviar
Brasil atraerá turistas chinos con Mundial y Olimpiadas

Responsables de turismo de Brasil, país que acogerá los Mundiales de 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, celebraron ayer un encuentro con operadores turísticos de China para promocionar el país en el prometedor mercado del país asiático, donde confían doblar las cifras de visitantes en la próxima década.
“El potencial en China es enorme, crece un 10% al año, en 2009 unos 30 mil chinos visitaron Brasil y aunque creemos que no va a ser un destino de grandes grupos creemos que hay potencial para doblar el número durante la Copa del Mundo”, destacó Laércio Branco, director de la Oficina de Promoción Turística de Mercosur en Japón, quien viajó a Pekín para participar en el encuentro.
El objetivo de Brasil con la reunión de operadores, señaló, es afianzar las cinco bazas con las que el país juega para atraer el turismo chino: playa, naturaleza y ecoturismo, cultura, deporte y negocios.
Branco afirmó que la forma de aproximarse al mercado del gigante asiático ha de ser diferente a la de EE.UU. y Europa, pues los viajeros chinos en Brasil son todavía mayoritariamente de negocios (70%), aunque muchos de ellos compaginen sus viajes de trabajo con turismo.
El representante brasileño subrayó que pese a la dificultad de unir Brasil y China por vía aérea (debido a la gran distancia no es posible técnicamente que haya vuelos directos) hay ya buenos enlaces vía Europa, Oriente Medio o EE.UU., además de la ruta Pekín-Madrid-Sao Paulo que fleta Air China, donde la parada en España es meramente técnica.
El turista chino que Brasil busca, subrayó, son “clientes de más recursos que ya viajaron a EE.UU. y Europa y están buscando un destino diferente, pues son éstos los que van a Sudamérica”.
Por otra parte, el ministro de Turismo de Argentina, Carlos Enrique Meyer, explicó ayer en Pekín la estrategia para atraer turistas chinos de alto poder adquisitivo también con otros países de la región como Brasil, a fin de que obtengan los máximos beneficios de un viaje de al menos 15 días por la distancia geográfica.
“América Latina crece económicamente y es un buen destino turístico. Hay que prepararse y Argentina busca inversión en hoteles de lujo apropiados para ese tipo de turismo de alta gama y también para infraestructuras, por ejemplo, transporte fluvial, dijo a Efe.
La voluntad de la presidenta argentina de impulsar la industria del sector le llevó a crear el primer ministerio de Turismo y Meyer se convirtió en el primer titular de la cartera.
La distancia geográfica entre China y Argentina y otros países que eventualmente integraran el paquete turístico, fue reconocida ayer como “una dificultad” a superar con vuelos lo más cortos posibles en duración.
“Mientras que los aviones no vuelen a 10 mil kilómetros por hora, no hay milagros. Se logrará con menos escalas, reducción de los costes por las agencias de viajes y un mayor conocimiento cultural”, dijo el embajador de Argentina en China, César Mayoral.
Según Liu Wuxiong, subdirector general del gigante CITS, “el margen neto de las agencias de viaje es del 0,67%, y facilitar visados, vuelos y presencia en ferias chinas, ayudarían mucho a atraer a turistas de la clase media-superior o superior”. Mayoral destacó que el ciudadano medio chino no puede pagarse un viaje turístico al continente suramericano, y los que más van son funcionarios y empleados de empresas chinas con viajes pagados.
Es un proceso a diez años en el que se van dando pasos. Pero, también es un proceso de ida y vuelta pues los argentinos cada vez más quieren visitar China”, añadió el embajador.
Mayoral destacó que no hay dificultad alguna de obtener visados turísticos para los chinos que viajen con operador turístico.
“A veces cuando lo piden, ya cuentan con el visado a Brasil u otro país de la zona. Pero, los operadores también pueden hacer un esfuerzo en precios, ya que, por ejemplo, 1 día en Japón (el segundo destino de los viajeros chinos tras Malasia) cuesta más que 10 días en Argentina”, insistió Mayoral.
Según el ministro, “Argentina, Brasil (que se promocionan conjuntamente desde hace 3 años) y Chile somos el ABC de los intercambios bilaterales en el sector tras empezar con viajes de personas de tercera en baja temporada. Acuerdos y ferias nos ayudarán a abordar juntos la promoción en destinos lejanos”, añadió.
Meyer destacó que en 2008 Buenos Aires fue la primera ciudad del mundo en congresos internacionales (45), y en 2009 llegaron 15 mil turistas chinos, mientras que en lo que va de 2010 el número aumentó un 25% respecto al mismo período de 2009.
“El aumento medio anual es del 15%, más de lo que esperábamos”, manifestó Meyer.
Para facilitar el conocimiento sobre destinos posibles, se presentó también ayer la página web en chino con los posibles desplazamientos interiores conectados por la nacionalizada compañía “Aerolíneas Argentinas”, que escalonadamente renueva su flota y aumenta destinos, según dijo el gerente regional Oscar Cilli.
“Según un proverbio chino, 'las palabras son espuma de agua y las acciones perlas de oro' dijo Marco Polo en sus viajes a China, afirmó Meyer al destacar la importancia de los 23 vuelos semanales de Qatar Airlines que desde junio unen Pekín, Shanghái, Cantón y Hong Kong con Buenos Aires vía Doha y Sao Paolo.
“Si se suprimieran esas escalas, la distancia sería de 14 horas, el mismo tiempo que el vuelo directo de Buenos aires a París”, concluyó Meyer.

Pekín
EFE
Ver comentarios